Mundo

Policía detiene a decenas de manifestantes en Bielorrusia

A pesar de la represión, cientos de personas siguen saliendo a las calles para exigir la renuncia del presidente, Alexander Lukashenko

Por  AP

Partidarios de la oposición bailan durante un acto de protesta en la Plaza Independencia de Minsk, Bielorrusia, 25 de agosto de 2020(AP)

Partidarios de la oposición bailan durante un acto de protesta en la Plaza Independencia de Minsk, Bielorrusia, 25 de agosto de 2020 | AP

Minsk, Bielorrusia.- Las autoridades de Bielorrusia detuvieron a medio centenar de personas en todo el país durante actos de protesta que exigían la renuncia del presidente, Alexander Lukashenko, informaron funcionarios este miércoles.

La Policía ha acentuado la represión contra los manifestantes que están ocupando las calles desde hace más de dos semanas, han encarcelado a varios activistas e interrogado a otros y citado a decenas ante los tribunales.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El Ministerio del Interior dijo que se detuvo a 51 manifestantes el martes en actos en diversas ciudades. El grupo defensor de los derechos humanos Viasna dijo que detuvieron a 15 personas en Minsk, la capital del país, donde varios miles se concentraron en la Plaza Independencia bajo la lluvia para reclamar la renuncia del presidente Alexander Lukashenko.

Las protestas estallaron al anunciarse los resultados oficiales de la elección del 9 de agosto, que dieron a Lukashenko su sexto período consecutivo con el 80% de los votos. Continuaron a pesar de la violenta represión en los días siguientes a las votaciones, cuando la policía arrestó a casi 7.000 personas y lesionó a cientos con balas de caucho, granadas de aturdimiento y garrotes. Al menos tres personas murieron.

La represión brutal alentó la indignación general y la concurrencia a las manifestaciones alcanzó la cifra sin precedentes de 200.000 en dos domingos consecutivos. La magnitud de las manifestaciones obligó al gobierno a retroceder y permitir que continuaran casi sin estorbos durante las últimas dos semanas.

Lukashenko, que gobierna con puño de hierro desde 1994, ha dicho que no cederá a las presiones. El domingo, el gobernante de 65 años llegó a su residencia en helicóptero portando un fusil mientras los manifestantes se concentraban en las cercanías.

Tras su orden de acentuar la represión, la policía esta semana aumentó su presencia en las calles, acordonó partes de la ciudad y detuvo gente después de varios días de pasividad.

Sin embargo, no se repitió la violencia de hace dos semanas, a medida que Lukashenko busca poner fin gradualmente a las protestas con promesas vagas de reformas combinadas con amenazas, citaciones judiciales y arrestos selectivos.

También te puede interesar:

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo