Mundo

¿Por qué el Chapo Guzmán no recibirá la pena de muerte?

El Chapo Guzmán no puede ser condenado a la pena de muerte o inyección letal, su pena máxima posible es cadena perpetua

Por  El Debate

El Chapo Guzmán no recibirá la pena de muerte. Foto: EFE(EFE, EFE)

El Chapo Guzmán no recibirá la pena de muerte. Foto: EFE | EFE, EFE

Estados Unidos.- Joaquín Guzmán Loera, alias el “Chapo”, fue encontrado culpable por el jurado de Brooklyn de los diez cargos que se le acusaba. Lo que muchos se preguntan es ¿por qué el Chapo no puede ser condenado a muerte?.

Ante la culpabilidad de Guzmán Loera se ha resaltado que su pena máxima podría ser la cadena perpetua tras ser señalado como parte importante del cartel de Sinaloa, ingresando gran cantidad de droga a los Estados Unidos y causando violencia.

Fueron casi tres meses de juicio en los cuales los testigos relataron la forma de vida del Chapo Guzmán.

El Chapo Guzmán no recibirá la pena de muerte. Foto: EFE

Se ha dado a conocer que la condena final del capo sinaloense se dará a conocer el próximo 25 de junio.

Joaquín Guzmán fue capturado por primera vez en 1993 en Guatemala; posteriormente, fue extraditado a México. En ese momento era reclamado por la justicia estadounidense pero se dio a la fuga de la prisión de Puente Grande en un carro de ropa sucia, informó Telemundo.

Su segunda captura fue el 24 de abril de 2014, logrando darse a la fuga de la prisión de máxima seguridad de El Altiplano en julio de 2015.

El Chapo Guzmán no puede ser condenado a la pena de muerte o inyección letal. Foto: EFE

La tercera captura de Guzmán Loera se efectuó el 8 de enero de 2016, para el 19 de enero de 2017, el capo ya era extraditado a Estados Unidos.

El gobierno mexicano realizó un tratado de extradición en el que señalaba que Joaquín Guzmán Loera no podría ser condenado a muerte.

“Cuando la ofensa por la que se requiere la extradición sea castigable con la pena de muerte bajo las leyes de quien la pide pero las leyes de a quien se le pide no lo permitan, podrá ser denegada a menos que se asegure que no se impondrá y, si se impone, no se ejecutará”, data un acuerdo de 1978.

La Constitución mexicana prohíbe “las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes” y otros castigos en su artículo 22.