Mundo

Qué es un volcán y cómo se forman

Si te interesa saber a detalle lo que es un volcán y la manera en que se forma, aquí te decimos cómo

Por  Raúl Durán

Los volcanes pueden varias en su actividad y dimensiones.(Foto temática: EFE)

Los volcanes pueden varias en su actividad y dimensiones. | Foto temática: EFE

Todos sabemos identificar a un volcán. Sabemos que son parecidas a las montañas, pero con un gran cráter en su punta. Sus humaredas y erupciones las hemos visto en películas, series o directamente. 

Pero si te interesa saber un poco más a detalle lo que es un volcán y la manera en que se forma, este artículo será de tu interés.

¿Qué es un volcán?

A rasgos generales, un volcán es una grieta o abertura que se presenta en la corteza terrestre (en forma de montaña o elevación, claro) y bajo el cual se acumula materia fundida y sólida que es expulsada desde el interior de la Tierra a través de su chimenea hasta llegar a su cima, el cráter.

Para entender la manera en que funcionan los volcanes, debemos hablar un poco sobre las capas de la Tierra. 

Volcán de Papúa Nueva Guinea haciendo erupción. Foto: Captura de Youtube

Lo primero que distinguimos es la corteza exterior, que está formada por dos capas, una superior de granito y una inferior de basalto; mide alrededor de 40 kilómetros de grosor.

Bajo la corteza se encuentra el manto. A medida que se desciende en él, la temperatura es más alta. Es ahí donde se encuentra el magma, formado por roca derretida. Esta es la sustancia que es expulsada cuando un volcán hace erupción.

Bajo el manto se encuentra el núcleo, cuya composición -se cree- es de hierro, combinado en estado líquido y sólido.

¿Cómo se forman?

Cuando el magma se acerca a la superficie, se acumula en una especie de cámara en altas presiones. Dicha cámara se comunica a través de un conducto con la chimenea, que a su vez llega a la superficie con el cráter.

Crater volcánico. Foto: Pixabay

Lo que sucede cuando un volcán hace erupción es que el magma acumulado en el cráter se desborda e inunda la zona que rodea al volcán. Es cuando el material acumulado en erupciones anteriores cede a la presión de la cámara de reserva bajo la corteza, formando una montaña a la cual llamamos volcán.

Como dato curioso, no existen dos volcanes idénticos. Algunos presentan una constante actividad, mientras que en otros es casi nula; algunos miden apenas cien metros, mientras que otros alcanzan varios kilómetros de altura.