Selecciona tu región
Mundo

¿Qué pasaría si Trump pierde y no acepta la derrota?

¿Qué pasaría si Donald Trump pierde las elecciones y no acepta los resultados? Expertos y analistas explican los escenarios posibles

Por Raúl Durán

-

EE.UU.- Este martes 3 de noviembre se 2020 es un día histórico para Estados Unidos, pues se llevan a cabo las elecciones presidenciales que definirán si Donald Trump permanece otros cuatro años en la Casa Blanca o Joe Biden toma su lugar al frente del país.

Todo está dispuesto: millones de estadounidenses votarán este día en lo que constituye un proceso electoral histórico, que debido a la pandemia de Covid-19 se llevará a cabo por correo, algo que no ha parecido bien a Donald Trump, que ha puesto en duda el sistema electoral.

El descontento del presidente estadounidense por el voto mediante correo postal, así como la confianza de la que ha presumido al asegurar que sólo un fraude electoral lo haría perder estas elecciones, han sembrado dudas sobre qué pasaría si los resultados de los comicios no favorecen a Trump y él se niega a aceptar su derrota. Expertos constitucionalistas y analistas políticos han respondido a esta pregunta.

¿Qué pasaría si Trump pierde las elecciones y no acepta los resultados?

Desde su campaña presidencial de 2016 que culminó con su victoria en los comicios, Donald Trump dejó en claro que está dispuesto a dar su respaldo a los resultados electorales siempre y cuando lo favorezcan; y cuando no, no ha vacilado en calificar el sistema electoral estadounidense de "fraudulento" y "corrupto".

Prometo a mis votantes y seguidores, y a toda la gente de EE.UU. que aceptaré los resultados de estas elecciones presidenciales... si gano", advirtió en octubre de 2016. 

Lo que pasó después es conocido por todos: Trump obtuvo la victoria gracias al voto electoral, mientras que el voto popular lo perdió por casi tres millones de votos de diferencia, pese a lo cual luego aseguró haber ganado el recuento popular y tildó de "fraudulentos" los votos en su contra. 

Casi cuatro años después, el mandatario no parece haber cambiado en absoluto en su afán por ganar a toda costa, al punto de que en entrevistas recientes ni siquiera ha podido asegurar si será capaz de admitir los resultados en caso de que no le favorezcan e incluso garantizar una transición de poder pacífica. 

Hay que esperar a ver qué sucede. Como sabes, llevo quejándome de las boletas porque son un desastre. No habrá una transición, sino una continuación", dijo refiriéndose al voto por correo. 

Un día después de esta sugestiva declaración, el Senado aprobó por unanimidad una resolución garantizando que no habrá "interrupciones por parte del presidente ni de ninguna persona en el poder para anular la voluntad del pueblo estadounidense".

Mitch McConnel, líder de la mayoría republicana en el Senado, declaró a través de Twitter que el ganador de las elecciones será investido el 20 de enero de 2021 y "habrá una transición ordenada, tal como la ha habido cada cuatro años desde 1792".

Sin embargo, especialistas han advertido que lo difícil no sería tanto el desenlace de las elecciones, sino las acciones legales que podría emprender Trump en caso de resultar perdedor. 

Judith Kelley, decana y profesora de la escuela Sanford de Políticas Públicas de la Universidad de Duke, explicó a EFE lo siguiente, previendo el escenario posible:

Lo que realmente importará serán los desafíos legales (planteados por Trump) a los resultados oficiales, pueden ser tantos que podrían prolongar la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones".

Trump durante uno de sus últimos actos de campaña en Florida. Foto: EFE

Explicó que el presidente de EE.UU. no está obligado por la ley a dar un discurso aceptando su derrota, pero las batallas legales podrían dar pie a una crisis constitucional en caso de influir en la decisión de gobernadores sobre a quién enviar al colegio electoral.

Y es que las particularidades del sistema electoral estadounidense pueden dar pie a una crisis como esa, ya que no es el voto popular el que determina el ganador, sino los votos del colegio electoral, conformado por 538 delegados, elegidos por los votantes.

Una vez concluidas las elecciones, los estados tiene como fecha límite el 8 de diciembre para resolver cualquier posible controversia derivada de la elección de sus delegados para el colegio electoral.

El 14 de diciembre, estos se reúnen en sus respectivas entidades y votan por quién será el nuevo presidente, proceso que a su vez ha de avalar el Congreso el 6 de enero. La victoria la tendrá el candidato que obtenga al menos 270 de los 538 votos electorales.

Lo cierto es que en caso de que los resultados finales otorguen la victoria al demócrata Joe Biden y Donald Trump sea reelegido, incurriría en una acción anticonstitucional en caso de rechazar los resultados y permanecer en la Casa Blanca, así lo explicó Jonathan Turley, profesor de derecho constitucional en la Universidad George Washington.

"No depende del presidente Trump, y el país no tiene que convencerlo de que ha perdido. El Servicio Secreto en el Día de la Inauguración está bajo la dirección del nuevo presidente. Tras el juramento de su sucesor, el presidente Trump se convierte en un invitado en la Casa Blanca. Si se queda, se convierte en un invitado no deseado. Si se niega a irse, se convierte en un invitado detenido", advirtió el estudioso.

¿Crees que Trump gane las elecciones?

No lo creo, ganará Biden 0%
Sí, es probable 0%

Trump, confiado en su victoria

Este martes 3 de noviembre, en medio de la jornada electoral, el presidente Trump se mostró confiado en su victoria y aseguró que no se declarará vencedor antes de los resultados finales, como lo auguraban medios de comunicación.

El mandatario estadounidense dijo sentirse "muy bien", satisfecho de la gran cantidad de seguidores que asistieron a sus actos de campaña en los últimos días.

Tras defender su gestión de la pandemia de Covid-19, que ha causado más de 231 mil muertes en el país, Trump criticó nuevamente a su rival, Joe Biden, advirtiendo que, en caso de ganar, no será capaz de evitar que la facción más radical de su partido tome el mando.

Joe (Biden) va a tener problemas, no podrá manejarlos", dijo confiado Donald Trump.

Finalmente, aseguró que sólo se declarará vencedor "cuando haya una victoria" y no tiene intención alguna de "jugar" con los resultados de los comicios.

Con información de EFE.

Síguenos en