Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Rajoy ofrecerá mejorar la financiación para Cataluña

ESPAÑA

España, (el mundo).- El Gobierno y las fuerzas políticas empiezan a moverse con la vista puesta en el debate especial que ya se prepara para el próximo 8 de abril, cuando el Congreso discuta, y rechace, la petición del Parlament para que se transfiera a la Generalitat la competencia de celebrar un referéndum de corte independentista. La ocasión se presenta como la última oportunidad para intentar encontrar algún terreno de entendimiento entre el Ejecutivo central y el catalán.

El día jueves, desde el PP se apuntaba a la intención de Mariano Rajoy de dejar abierta una puerta al diálogo, una vía de descompresión que alivie la tensa relación entre Madrid y Barcelona. El campo propicio se puede encontrar, según las fuentes populares consultadas, en la inminente negociación de un nuevo sistema de financiación autonómico.

La negativa a aceptar la celebración de un referéndum soberanista será tajante y así lo avalará una mayoría aplastante del Congreso pero, a cambio, la pelota del entendimiento se situará en el tejado de Mas, que tendrá ante sí una mano tendida para negociar el encaje económico de Cataluña en el Estado, siempre en un marco de corresponsabilidad y solidaridad fiscal.

En el Parlamento esta posibilidad podría abrirse camino. Se trataría, como señaló ayer el representante de UPN, aliada del PP, de «abrir un debate sobre la oportunidad política de encontrar una fórmula de corresponsabilidad institucional y económica que integre las aspiraciones que hoy plantea alguna comunidad de régimen común».

Desde CiU, también ayer, se puso de nuevo sobre la mesa, para sorpresa del Gobierno, la petición de un concierto económico, aprovechando el debate en el Hemiciclo sobre la renovación del pacto con el País Vasco.

En un contexto de absoluta beligerancia entre el Ejecutivo y la Generalitat, con Artur Mas insistiendo en la convocatoria de la consulta, a pesar de que la última sentencia del TC asegura que Cataluña «no puede convocar unilateralmente un referéndum», el Gobierno recibió con mucha perplejidad que CiU se preste a retomar esta reivindicación que a lo largo del último año había pasado a un segundo plano, arrinconada por la voracidad del desafío soberanista.