Mundo

Rajoy retira polémica ley de aborto en España

MADRID
Avatar del

Por: EL DEBATE

Madrid, España, (EL UNIVERSAL).- Apenas cuatro horas después de que el presidente del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy (Partido Popular, PP), anunciara la retirada de la polémica ley del aborto, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, artífice de la ley, hacía este martes pública su dimisión.

La noticia, con la que se venía especulando desde hacía días, puso el punto final a varias semanas de polémica sobre un tema en el que ni siquiera había consenso en las propias filas del Partido Popular. La dimisión del ministro, un hombre que lleva 30 años en política donde ha ocupado los cargos de presidente de la comunidad de Madrid y alcalde de Madrid, además de ministro de Justicia, supone su retirada de la vida política.

"Asumí el compromiso de reformar la ley del aborto como consecuencia del encargo de responsabilidades que se hizo en el gobierno a comienzos de legislatura y de acuerdo con lo que había sido la doctrina de nuestro partido", aseguró en rueda de prensa visiblemente dolido tras la retirada de apoyo por parte de Rajoy, para asegurar a continuación que dimitía ante la imposibilidad de llevarlo a cabo pese a que había sido un compromiso "que habíamos adquirido en el propio gobierno".

El 20 de diciembre del 2013 el consejo de ministros del gobierno de Rajoy aprobó el anteproyecto de ley del aborto. Una reforma que suponía restringir el derecho a la interrupción voluntaria del aborto en España. La ley provocó la indignación no sólo de la mayor parte de la ciudadanía, sino también entre el colectivo de médicos, de clínicas autorizadas para realizar abortos, de asociaciones de defensa de la mujer, de partidos políticos e incluso entre algunos diputados del gobernante PP que también se oponen a ella. Fueron muchas las manifestaciones en las calles en contra de su aprobación.

Según ese anteproyecto de Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada, que es como se llama, el aborto era un delito. Y la mujer ya no podía abortar si había una malformación del feto. Sólo se podría interrumpir el embarazo en las primeras 22 semanas si había violación o problemas físicos o psíquicos en la madre. Y cada aborto debería ser aprobado por dos médicos diferentes (ahora sólo es uno) que no podrán trabajar en la clínica donde se practique el aborto (ahora sí pueden). Después, la mujer deberá esperar 7 días "para reflexionar" sobre si lo hace o no en los que recibirá información de los servicios sociales públicos sobre alternativas al aborto.

En cuanto a los castigos, sólo serán para los médicos y nunca para la mujer. De manera que serán ellos los que tengan un grave dilema. Decidir no llevar a cabo el aborto ante el temor a ser condenado a penas de entre uno y tres años de cárcel. O firmar el parte de daños psíquicos para la madre, sabiendo que no es cierto, y así permitir que aborte.

Tras la retirada del proyecto de Gallardón la ley continuará siendo similar a las legislaciones del resto de países europeos. Es decir, se permite el aborto hasta la semana 22 en tres supuestos: riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre, violación, o malformación del feto.

En esta nota:
  • gobierno.
  • Ley
  • presidente
  • retiro
  • aborto
  • manifestaciones
  • voto
  • cárcel