Mundo

Reconstrucción de Notre Dame, paralizada por el coronavirus

A casi un año del devastador incendio, la reconstrucción de la catedral de Notre Dame está paralizada, ahora por la pandemia del coronavirus

Por  Raúl Durán y EFE

A casi un año del devastador incendio, la reconstrucción de la catedral de Notre Dame está paralizada, ahora por la pandemia del coronavirus.(Foto: AFP)

A casi un año del devastador incendio, la reconstrucción de la catedral de Notre Dame está paralizada, ahora por la pandemia del coronavirus. | Foto: AFP

París.- A casi un año del devastador incendio de la catedral de Notre Dame de París, todavía no se sabe cuándo tiempo ni dinero costará su construcción, ahora paralizada por la pandemia del coronavirus.

Patrick Chauvet, rector y arcipreste del emblemático templo parisino, admite que el problema es complicado, pues los andamios quemados ni siquiera han sido retirados de la catedral, por lo que desconoce cuál es la situación debajo de ellos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El clérigo de 68 años insiste en que el próximo 15 de abril, aniversario del fatídico incendio, tiene poco de celebración.

"No quiero volver a reconstruir lo que pasó aquella noche, es un trauma para mí, no puedo hablar de ello", dice en entrevista a Efe, aunque añade: "Después del incendio le pregunté al Señor, ¿por qué? ¿Por qué hacerme pasar por esto? Por supuesto no obtuve respuesta, pero la que yo doy es que es una forma de vivir la esperanza".

Foto: AP

Aquel 15 de abirl, el comandante del cuerpo de bomberos de París le informó que había fuego en la torre norte de Notre Dame, el cual un pequeño grupo intentaría controlar para evitar su avance, aunque no podían prometer nada.

Por fortuna, aquella noche los bomberos lograron salvar la fachada del icónico edificio, aunque los daños en otras áreas fueron considerables.

Notre Dame, en peligro

Chauvet explica que es demasiado pronto para asegurar que la catedral se encuentra fuera de peligro, pues a la lentidud del avance de las obras se ha añadido la crisis mundial por la pandemia del COVID-19, que ha paralizado a Francia como a tantos otros países.

"Mientras los andamios sigan encima, no podremos decir que la catedral está salvada. Estamos bloqueados en las obras otra vez, todo va muy lento y en el momento en el que por fin íbamos a retirarlos, llega el confinamiento".

Foto: AFP

El pasado junio, el clérigo había asegurado que los andamios sería retirados en otoño, luego vino el invierno, y hasta la fecha la pesada estructura que bien podría derribar las bóvedas continúa allí, amenazante.

Pese a las numerosas adversidades, el sacerdote parisino se mantiene firme en su fe, sostiene que tanto los obstáculos para la reconstrucción de la catedral como la pandemia del coronavirus ocultan un mensaje divino.

Lo menos que podemos decir es que ha sido un año difícil. El Señor nos pone a prueba", dice.

Aunque actualmente no puede visitar a diario Notre Dame para supervisar las obras como lo hacía antes del confinamiento, se mantiene en su rol de recordar a los franceses que la catedral, "corazón de París y de Francia", todavía necesita de su ayuda para ser reconstruida.

Foto: AFP

Pese a que el organismo público creado para recaudar y gestionar la reconstrucción ha recibio 901,5 millone de euros en donaciones y promesas a lo largo del último año, el clérigo asegura que no será suficiente, por lo que no se hay que parar las donaciones creyendo que ya hay suficientes fondos.

"No será suficiente, la gente que dice que sí, no sabe lo que es la restauración de la catedral y me parece muy inocente. Para que se hagan una idea, solamente los arbotantes costarán 150 millones. En total, seguramente superaremos los mil millones de euros. No hay que desmovilizar a la gente diciendo que ya hay dinero".

Chauvet, confiado en que el mundo saldrá airoso de la pandemia, confía en que la reconstrucción de Notre Dame culminará en 202, tal y como estimó el presidente Emmanuel Macron.

Foto: AFP

"Sólo espero que la prueba que estamos viviendo ahora nos sirva para transformar un poco nuestra vida, para que volvamos a encontrar una vida más simple. Con el virus descubrimos que todos somos frágiles, que tenemos que practicar la compasión. El Señor quiere decirnos algo con todo esto", señala.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo