Mundo

Rosselló alerta de una crisis si se recortan las pensiones

Ricardo Rosselló dijo que el recorte de las pensiones de los empleados públicos que propone la JSF provocaría una crisis 

Por  EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló.(EFE)

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló. | EFE

San Juan.- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, dijo este jueves que el recorte de las pensiones de los empleados públicos que propone la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) provocaría una crisis social, por lo que no descartó ninguna acción y pidió unidad a todos los sectores contra la medida.

Rosselló se dirigió en un mensaje televisivo a la población para criticar la propuesta de recorte de pensiones de la entidad federal de control al Ejecutivo y asegurar que la JSF debe entender que la política pública es responsabilidad del Ejecutivo.

No descarto ninguna acción, aseguró Rosselló, aunque sin dar detalles de qué tipo de medidas tomaría contra la JSF.

Rosselló sostuvo que el efecto que tendría el recorte propuesto por la JSF para las pensiones ocasionaría una crisis social con serias repercusiones en el comercio y la economía.

"Atacar a los más vulnerables, mientras el costo de la vida aumenta, tendría el efecto de provocar que el Gobierno tenga que auxiliar a esa población. No tiene sentido el recorte que propone la Junta. Constituye un ataque a todos en Puerto Rico", indicó.

El gobernador manifestó que las acciones de la JSF, al cambiar y objetar planes fiscales relacionados con acciones que están levantando a Puerto Rico, provocarían la parálisis del Gobierno y, con ello, daño a la población de la isla caribeña.

"Ahora, que son constatables los signos de recuperación económica, que comenzamos a recibir importantes inversiones del sector privado en nuestra isla y disminuye la tasa de desempleo en Puerto Rico, la Junta se presenta como un obstáculo en el camino de nuestro pueblo", puntualizó el gobernador.

Rosselló, por ello, convocó a todos los sectores de la sociedad para que se unan a las acciones que se tomarán desde el Gobierno contra los recortes a los pensionados, catalogados por el primer ejecutivo como "una obsesión ideológica, totalmente innecesaria".

Indicó que acudirá a todos los foros necesarios para demostrar que el golpe es injustificado y que, además, no descarta ninguna acción en defensa de los pensionados.

"Hemos tomado medidas dramáticas y sin precedentes para estabilizar el estado catastrófico en que encontramos las finanzas públicas, evitando el colapso total de la economía en Puerto Rico. Por el contrario, de esa crítica situación, hoy nos encontramos en franca recuperación, según evidencian los principales indicadores que miden el comportamiento de la economía", detalló en su mensaje.

Recordó que actualmente más de 70.000 retirados reciben 1.000 dólares o menos de pensión y más de 120.000 reciben 2.000 dólares mensuales o menos.

"Con la junta podemos trabajar en un objetivo común: rehabilitar las finanzas del Gobierno y lograr estimular la economía en Puerto Rico. Eso es posible sin tener que imponerle a nuestro pueblo medidas abusivas que afecten los servicios esenciales y la calidad de vida en nuestra isla", concluyó.

El mensaje de Rosselló fue divulgado pocas horas después de que el presidente de la JSF, José Carrión, reconociera que el recorte de las pensiones de los empleados públicos supondrá un duro golpe para la economía de los funcionarios.

Carrión fue el orador de un almuerzo organizado por la Cámara Oficial de Comercio de España en Puerto Rico, donde subrayó que el asunto del recorte de las pensiones de los empleados públicos de la isla es el más delicado al que se ha enfrentado la entidad federal de control al Ejecutivo que lidera Rosselló.

"Tratamos de afectar a los pensionados lo menos posible", dijo Carrión, tras aclarar que "desafortunadamente algún recorte tendrá que hacerse" en ese apartado para contar con un presupuesto equilibrado para el Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

La JSF es una entidad de control federal resultante de la Ley Promesa, aprobada por el Congreso en Washington para afrontar la multimillonaria deuda del Estado Libre Asociado de más de 70.000 millones de dólares.

Ante el impago por parte del Gobierno y la esperada avalancha de demandas por parte de los acreedores con el consiguiente caos que se esperaba fue aprobada Promesa, norma que incluye la JSF, una entidad que ha chocado con el Ejecutivo durante los últimos años.