Mundo

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje"

El sacerdote africano se ha dedicado a ayudar a los enfermos de Covid-19, a quienes les lleva oxígenos y medicinas, pues dice que no puede dejar morir a su gente

Por  Ivette Vazquez

1/6
Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que

Sacerdote con rastas y pantalón salva vidas en Perú, asegura que "el habito no hace al monje" | Foto: AP

Perú.- Felix Nyamadzi, es un sacerdote como ningún otro, con sus trenzas rastas y pantalones vaqueros, recorre un balneario de la capital de Perú alejado de los hospitales, para llevar oxígeno, medicinas o alimentos a los contagiados de coronavirus de su comunidad.

Casi nadie lo reconocía a primera vista como un sacerdote cuando llegó hace 17 años montando una motocicleta, con una guitarra en la espalda y lentes oscuros. El cura contó que en sus primeros años algunos lo confundían con un drogadicto o un ladrón. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Incluso, comentó que en una boda que iba a oficiar un invitado llamó a la policía, pero se sorprendió cuando él sacó un alba de su maleta y se vistió de sacerdote.

Leer más: Cardenal Juan Sandoval Iñiguez contradice a la ciencia y señala que el Covid-19 se cura con té de Guayaba

El teléfono celular del sacerdote de 42 años de edad, suena las 24 horas del día, por ese medio los infectados de Covidd-19, llaman con la esperanza de encontrar en él alivio a su enfermedad y al hambre, ya que los pobladores viven de las visitas de los turistas.

Sin embargo en enero y febrero, el gobierno prohibió las visitas de los turistas para frenar la pandemia del coronavirus, por lo que la mayoría de sus habitantes están en bancarrota, según informa The Associated Press.

Ante esta crisis, el sacerdote Nyamadzi, simplemente dijo mientras empujaba tanques de oxígeno que distribuye gratis a los infectados en Punta Negra:

Yo no me puedo quedar mirando a mi gente morir

Punta Negra, un pueblo de 8.000 habitantes pegado al Pacífico donde la segunda ola de infecciones mató incluso al alcalde y a su esposa.

Karina García, quien lo ayuda repartiendo medicinas y oxígeno entre los infectados, pensó que Nyamadzi “era un loco”, pero ahora dice que Dios premió a su pueblo con “el mejor sacerdote”.

Felix Nyamadzi, sacerdote africano en Perú.

Esta semana un presentador de la televisión pública le preguntó por qué no vestía la sotana todo el tiempo y él retrucó con una sonrisa “el hábito no hace al monje”. Nyamadzi -que habla inglés, ewe, francés y español- cree que en tiempos de crisis las personas confían en las palabras, pero más en las acciones, un lenguaje que “no necesita traducción”.

Su ayuda a la comunidad no empezó con la pandemia, es consecuencia de años de trabajo en los que visitó las casas de sus vecinos enfermos para ungirlos con aceite o para llevarles alimentos. Pero también pasó tiempo recorriendo las playas con una guitarra cantando “Guantanamera” a los veraneantes y en encuentros de fútbol, vóley o frontón con los habitantes de Punta Negra.

Por más de una década asistió al mercado -donde era uno de los primeros en llegar poco después de las seis de la mañana- y antes de tomar el desayuno saludaba con la mano a cada uno de los vendedores a los que llamaba por su nombre y les preguntaba por cada uno de sus hijos.

Cuando llegó la pandemia el miedo se dispersó por todo el pueblo, la gente se encerró en sus casas y los almacenes se fueron quedando sin alimentos. Nyamadzi afirmó que encontró en la Biblia numerosos ejemplos donde Dios pide perder el temor y eso le sirvió para impulsar su cruzada.

“El miedo te quita iniciativa... es algo que te quita todo”, dijo mientras coordinaba la llegada de oxígeno que consigue gratis por sus contactos con sus jefes de la diócesis de Lurín y otras organizaciones católicas como Caritas que luchan contra la pobreza.

Punta Negra tuvo apenas una decena de muertos en 2020 pero entre enero y febrero, durante un segundo brote en todo el país, los fallecidos se triplicaron, incluido el alcalde Claudio Marcatoma y su esposa.

Los habitantes, que viven de los veraneantes, están en bancarrota. Los restaurantes, hoteles y tiendas cerraron por orden del gobierno central que prohibió la asistencia a las playas para frenar los contagios que han colapsado los hospitales y provocado una crisis de oxígeno en todo Perú.

Por la pandemia el Producto Bruto Interno de Perú cayó 14 puntos en 2020 y el país tiene más de siete millones de desempleados.

Nyamadzi ve esa crisis todos los días en Punta Negra, por eso también ha organizado una olla comunitaria donde más de 800 personas, los más humildes del pueblo, se alimentan cada día.

Leer más: Sacerdote adopta a bebé con Síndrome de Down abandonado por su madre

La gente está aguja (pobre), la gente está más misionera (agobiada) que antes, pero nos vamos a recuperar, dijo el sacerdote.

Hasta ahora en Perú se han registrado más de 1,3 millones de casos de coronavirus y más de 47.300 decesos, según el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

 
Avance de vacunación en CDMX llega al 65%

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo