Mundo

Sacerdote español abusó sexualmente y prostituyó a menores

Joan Alonzo Bonal, el cual es solicitado por su país por tales crímenes, fue detenido en Honduras, donde espera el proceso de extradición.

Por  El Debate

Joan Alonzo Bonal fue detenido por haber sido acusado de abusar y prostituir a menores. Foto: Policía Nacional de Honduras.

Joan Alonzo Bonal fue detenido por haber sido acusado de abusar y prostituir a menores. Foto: Policía Nacional de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.- Autoridades hondureñas informaron hoy de la detención de un sacerdote español solicitado en su país por presuntamente haber abusado sexualmente y prostituir a menores de edad.

De acuerdo con un informe de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), el religioso, identificado como Joan Alonzo Bonal, fue detenido este jueves en el departamento de Gracia a Dios, fronterizo con Nicaragua.

Con ello se dio cumplimiento a una "orden de captura con fines de extradición emitida por España" en su contra.

El sacerdote está solicitado por la Justicia de su país por "suponerlo responsable de haber cometido los delitos de abuso sexual y prostitución de menores", indicó la Fusina.

Por tanto, Bonal se encuentra detenido en una instalación de la Policía Nacional, mientras las autoridades hondureñas adelantan el procedimiento para su extradición hacia España.

Es innegable que la Iglesia se sigue enfrentando a un severo problema de pederastia entre los curas. Ahora bien, en tanto unos "hombres de Dios" entran a la cárcel para responder a la justicia por tales crímenes, otros salen libres. 

Ése fue el caso de Paul Shanley, un ex sacerdote que fue pieza clave del escándalo de abuso sexual por parte de clérigos de la iglesia católica en Boston, quien salió en libertad discretamente el pasado viernes 28 de julio, tras cumplir una sentencia de 12 años por violar a un niño en la década de 1980.

Paul Shanley, de 86 años, salió del Centro Correccional Old Colony en Bridgewater y, de acuerdo con el registro estatal de abusadores sexuales, planea vivir en un departamento en Ware, un pueblo de unos 10 mil habitantes a 105 kilómetros al oeste de Boston.

Algunos fiscales y varias de sus presuntas víctimas se opusieron a que saliera en libertad, puesto que Shanley fue categorizado como abusador de nivel 3, es decir, de los más propensos a reincidir. No obstante, dos psicólogos concluyeron que, debido a la edad avanzada del ex sacerdote y sus problemas de salud, es poco probable que vuelva a cometer este tipo de abusos. 

Por otra parte, el abogado Mitchell Garabedian, quien representa a docenas de hombres que aseguran haber sido violados por Shanley, dijo que las evaluaciones de los psicólogos estuvieron incompletas, ya que éstos no lo entrevistaron; en lugar de ello, revisaron reportes policiales, archivos de la fiscalía y documentos de la Iglesia que contienen varias quejas de abuso sexual en su contra.

"El hecho que ninguno de estos expertos habló con Paul Shanley deja un hoyo en el informe tan grande que por allí podría pasar un camión", dijo el abogado.

"Paul Shanley debería estar en un hospital recibiendo tratamiento y no en el mundo exterior donde puede fácilmente tener acceso a niños inocentes", agregó.

Ambos psicólogos hallaron que Shanley cumple con los patrones psiquiátricos de un cuadro de pedofilia. Sin embargo, afirmaron en sus reportes escritos que investigaciones indican que los índices de reincidencia para gente de esta edad son extremadamente bajos. Además, destacaron los problemas de salud de Shanley --que fueron censurados en los reportes-- y el hecho de que la última vez que se le reportó como abusador fue en 1990.

Fiscales trataron de mantener en prisión a Shanley más allá de cumplir su sentencia, con una ley especial sobre personas consideradas sexualmente peligrosas, pero los psicólogos hallaron que no cumplía con los requisitos legales para esto.

Con información de EFE/AP.

  • joan alonzo bonal
  • sacerdote pederasta
  • sacerdote español
  • pederastia
  • iglesia catolica
  • paul shanley