Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Sacerdote quemado con ácido en Nicaragua requirió nueva cirugía

El sacerdote Mario Guevara que agredido con ácido sulfúrico por una ciudadana rusa en diciembre del 2018 mientras se encontraba atendiendo confesiones

Por: EFE

Foto temática(Pixabay)

Foto temática | Pixabay

Managua.- El sacerdote Mario Guevara de Nicaragua, que fue atacado con ácido sulfúrico por una ciudadana rusa en diciembre, necesitó una nueva cirugía esta semana a pesar del aparente progreso que tenía su recuperación, informaron este domingo fuentes de la Iglesia Católica.

El padre Mario fue nuevamente operado y se recupera en el hospital",

dijo el vicario de la catedral metropolitana de Managua, Silvio Romero, durante la misa dominical.

Guevara, de 59 años, fue atacado por Elis Leonidovna Gonn, de 24 años y originaria de Rusia, durante una sesión de confesiones en la catedral metropolitana de Managua, el pasado 5 de diciembre.

Desde entonces el sacerdote ha necesitado diversas cirugías plásticas en el rostro, la espalda, brazos y piernas.

Romero no detalló en qué parte de su cuerpo fue operado el padre Guevara, quien ha necesitado estar en salas de cuidados intensivos.

Pese al éxito de las operaciones, se trató de un proceso difícil para Guevara, debido a varios padecimientos crónicos de salud, entre ellos la diabetes y un proceso de diálisis al que necesita ser sometido de forma periódica, según el clero.

El padre Guevara perdonó a su agresora y llamó a "tener misericordia con la muchacha", en la primera ocasión que tuvo de hablar tras el ataque, luego de que se confirmaron las graves consecuencias de la agresión.

El ataque ocurrió luego de que un hombre, identificado como Ramón Mercedes Cabrera, colgara en redes sociales un vídeo con fuertes amenazas contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes "y todo aquel que sea católico", en el que también afirma que cuenta con el "respaldo del Frente (Sandinista de Liberación Nacional, FSLN)", partido de Gobierno.

El clero descartó que el ataque haya sido provocado exclusivamente por razones políticas.

La agresora guarda prisión preventiva a la espera del juicio en su contra.

En esta nota: