Mundo

¡Tenían hambre! Muren tres niños tras comer hongos venenosos en Guatemala

Una niña de nueve años de edad aún lucha por su vida tras comer hongos venenosos junto a sus hermanos en Guatemala

Por Ana Castro

-

Guatemala.- Tres niños murieron luego de comer hongos venenosos y uno más lucha por su vida en el Hospital de San Marcos, Guatemala. Ellos salieron en busca de setas comestibles, las cocinaron y se las comieron mientras sus padres estaban trabajando.

Los hechos ocurrieron en la aldea de El Porvenir, ubicada en el municipio de Comitancillo, San Marcos, durante el pasado 20 de junio, cuando los cuatro menores de edad fueron ingresados de emergencia en el hospital de San Marcos tras consumir los hongos.

Los niños que perdieron la vida fueron identificados por los medios locales como Blanca, Dayana y Celso Anderson; quienes tenían tres, siete y once años de edad, respectivamente. Mientras su hermanita, de nueve años de edad, Leticia, sigue luchando por su vida.

Alfredo Longo Calderón, director del hospital de San Marcos, declaró para medios locales que la menor de edad se encuentra con un estado de salud delicado, pues presenta hemorragias en el tracto intestinal y tiene indicios de una falla hepática. El especialista en salud indicó que no puede aventurarse a dar un pronóstico de para Leticia.

Blanca y  Dayana perdieron la vida en menos de 24 horas tras consumir los hongos. Sus cuerpos eran velados por la comunidad de El Porvenir, mientras sus hermanos mayores luchaban por sus vidas. Sin embargo, Celso, el mayor de los hermanos, perdió la batalla durante el pasado jueves 23 de junio.

Ante este lamentable suceso, las autoridades sanitarias de Guatemala exhortaron a la población a abstenerse de comer setas silvestres, pues existen altos índices de intoxicación en el país por el consumo de estos fungis.

El químico biólogo Azdriel Betancourth declaró para Prensa Libre que en Guatemala existen un centenar de hongos comestibles, pero 31 especies son altamente venenosos.

“Es un poco complicado distinguir entre los que son comestibles y tóxicos, porque no hay una característica específica, son muy similares al ojo. No hay una manera más que el conocimiento ancestral, o el conocimiento adquirido que es lo único que nos va a decir si es tóxico o comestible”, explicó.

Por lo tanto, recomendó no consumir hongos si no se tiene la certeza de que son comestibles.

Te recomendamos leer: 

Cabe mencionar que el municipio de Comitancillo, San Marcos, en su mayoría es habitado por personas pertenecientes a la etnia mam. No obstante, cerca del 60 por ciento de la población de esta localidad enfrenten problema extrema y desnutrición. También es uno de los lugares donde más existe el fenómeno migratorio.

Síguenos en

Temas