Mundo

Seis agentes de inteligencia militar rusa son acusados en Estados Unidos por ciberataques

Todos los acusado pertenecen a la Unidad Militar 74455 de la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia, y se les acusa de cometer ciberataques globales contra la red eléctrica de Ucrania, las elecciones en Francia en 2017 y los Juegos Olímpicos en 2018

Por  Ivette Vazquez

Seis agentes de inteligencia militar rusa son acusados en Estados Unidos por  ciberataques(Foto: EFE)

Seis agentes de inteligencia militar rusa son acusados en Estados Unidos por ciberataques | Foto: EFE

Washington.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a seis agentes de la  la inteligencia militar rusa GRU de cometer ciberataques globales, entre los que destacan, la red eléctrica de Ucrania, las elecciones en Francia en 2017 y los Juegos Olímpicos en 2018, anunció el lunes el Departamento de Justicia estadounidense.

John Demers, fiscal general adjunto de Estados Unidos, informó que que los agentes son acusados de llevar a cabo una serie de ataques informáticos más disruptivos y destructivos jamás atribuidos a un solo grupo, aseguró en conferencia de prensa.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Cabe destacar que en este caso, todos los acusado pertenecen a la Unidad Militar 74455 de la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia, una agencia de inteligencia conocida como GRU. El Departamento acusó previamente a miembros de esta misma unidad, también conocida por los investigadores de ciberseguridad como "Sandworm Team", por su papel en los esfuerzos de Rusia para interferir en las elecciones estadounidenses de 2016.

A los agentes se les acusa de los siguientes ataques disruptivos y destructivos: en diciembre de 2015 y 2016, los conspiradores lanzaron ataques de malware destructivos contra la red eléctrica de Ucrania. Estos fueron los primeros ataques de malware destructivos reportados contra los sistemas de control de la infraestructura crítica civil. Estos ataques apagaron las luces y apagaron la calefacción en medio del invierno de Europa del Este, mientras las vidas de cientos de miles de hombres, mujeres y niños ucranianos se volvieron oscuras y frías. 

Posteriormente, el camino destructivo de los conspiradores, todavía supuestamente dirigido a Ucrania, se amplió para abarcar prácticamente todo el mundo. En lo que comúnmente se conoce como el ataque cibernético más destructivo y costoso de la historia, los conspiradores desataron el malware “NotPetya”.

Su siguiente golpe fueron los Juegos Olímpicos de Invierno, haciendo trampa, se encargaron de socavar los juegos, en el cual llevaron a cabo campañas de phishing contra Corea del Sur, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, así como contra el Comité Olímpico Internacional, los socios olímpicos y los atletas.

Elecciones presidenciales en Francia. . Foto: EFE

Luego, durante la ceremonia de apertura, lanzaron el ataque de malware "Olympic Destroyer", que eliminó datos de miles de computadoras que soportan los Juegos, dejándolos inoperables. Aunque los conspiradores tomaron medidas para fijar el ataque del Destructor Olímpico en Corea del Norte, este segundo intento de falsa bandera también fracasó. Los investigadores de ciberseguridad finalmente atribuyeron el ataque a Sandworm Team.

Los acusados también apoyaron una operación de piratería y filtración en los días previos a las elecciones francesas de 2017. Y los conspiradores continuaron sus ataques disruptivos en octubre de 2019, dirigidos a sitios web gubernamentales y no gubernamentales en el país de Georgia.

El departamento de Justicia de los Estados Unidos, hace hincapié en que todos estos ataques, ponen al descubierto el uso de Rusia de sus capacidades cibernéticas para desestabilizar e interferir con los sistemas políticos y económicos internos de otros países.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo