Mundo

Séptimo día. No se sabe si el niño que cayó en un pozo sigue vivo

Desde que cayó el domingo en el pozo abandonado de 25 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad, no se han tenido señales de vida del niño

Por  AFP .

Trabajadores de rescate continúan tratando de encontrar al niño que cayó en un pozo.(Foto: AFP)

Trabajadores de rescate continúan tratando de encontrar al niño que cayó en un pozo. | Foto: AFP

España.- A siente días de búsqueda, varios centenares de técnicos, guardias civiles y bomberos seguían relevándose este sábado en España para intentar llegar hasta un niño de dos años, caído el 13 de enero en un pozo estrecho y profundo, sin saber si sigue con vida.

Esta operación de búsqueda, sin precedentes en el país, según los medios, se desarrolla desde el domingo en la sierra de Totalán, en Andalucía (sur), donde la inestabilidad del terreno y la dureza de algunas rocas hicieron especialmente difíciles los trabajos de excavación y perforación.

Una perforadora gigante pudo ser instalada finalmente el sábado con urgencia en el lugar donde los técnicos se disponían a excavar un túnel vertical paralelo al pozo, según las imágenes difundidas por la televisión pública española TVE.

Llega ayuda para la búsqueda del pequeño. Foto: AFP

"Estamos esperanzados de que este trabajo pueda ir llevando el menor tiempo posible dentro de que las condiciones a partir de ahora sean un poco más favorables", declaró a la prensa el ingeniero Ángel García Vidal, responsable del equipo técnico.

La excavación de este túnel podría durar unas quince horas si las condiciones son favorables, había explicado con anterioridad.

Las esperanzas de que el pequeño Julen siga con vida son muy bajas.

Desde que cayó el domingo en el pozo abandonado de 25 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad, no se han tenido señales de vida del niño.

Trabajos de búsqueda. Foto: AFP

Julen cayó al pozo mientras jugaba cerca de donde sus padres almorzaban el domingo pasado.

Cuando se alcance una profundidad de unos 80 metros, a la que se calcula estaría atrapado el niño, un equipo de rescate de mineros será el encargado de conectar el túnel con el pozo.

Los medios, que siguen al minuto estas operaciones, informaron que los padres de Julen ya habían perdido en 2017 un primer hijo de tres años, por un problema cardíaco.

La Guardia Civil tomó declaración a los padres y al empresario que cavó el pozo, según un portavoz del cuerpo policial, que señaló que es una práctica habitual en este tipo de casos.

Cuando ocurrió el accidente, el pozo carecía de señalización, y una fuente del gobierno de Andalucía señaló que el empresario no había solicitado los permisos necesarios para hacer esa obra.