publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sindicato se opone a plan de servicio postal

CONCORD

Nuevo Hampshire, (AP).- Trabajadores del Servicio Postal de Estados Unidos en ciudades grandes y pequeñas del país protestaron el jueves frente a sucursales de la cadena de tiendas Staples para manifestar su objeción a un programa piloto del Servicio Postal bajo el cual se presta servicio en mostradores atendidos por empleados de la tienda.

Marchas en 50 sucursales de 27 estados fueron planeadas durante el día. En Concord, más de 100 bulliciosos trabajadores vistieron playeras azules y se postraron al lado de una ajetreada calle comercial cerca de una tienda Staples.

"Al colapso sindical decimos no", coreaban, "el acuerdo de Staples debe acabar".

En Nueva York, cerca de 100 trabajadores marcharon desde la oficina central en Eighth Avenue a una tienda de Staples aproximadamente a cinco cuadras de distancia, mostrando carteles y lanzando consignas, mientras que en Washington, D.C., más de 200 personas se congregaron en una tienda Staples, golpeando baldes y sosteniendo carteles que decían: "Frenen a Staples. El Servicio Postal no está a la venta".

El año pasado, la compañía Staples Inc. con sede en Framingham, Massachusetts, empezó a ofrecer servicio postal bajo un programa piloto que ahora incluye cerca de 80 tiendas.

El sindicato de empleados del Servicio Postal se opone argumentando que los trabajadores sindicalizados con buen salario están siendo reemplazados por empleados de la tienda no sindicalizados y mal pagados. Un portavoz del sindicato indicó que los trabajadores del servicio postal tienen en promedio un salario de 25 dólares por hora, muy superior al de los empleados de atención al cliente de la tienda.

Además de Staples, el Servicio Postal cuenta con aproximadamente otros 65.000 locales de minoristas asociados en todo el país, como las farmacias CVS y las tiendas de la cadena Wal-Mart que venden productos postales. Sin embargo, el programa Staples permite que los clientes compren estampillas, envíen paquetes y usen correo prioritario o certificado.

El servicio perdió 5.000 millones de dólares en el año fiscal 2013 e intenta que el Congreso apruebe una legislación que ayudaría con sus problemas económicos, incluyendo el fin de las entregas sabatinas y el recorte de pagos en beneficios de salud para jubilados. En el año fiscal 2012, perdió 15.900 millones de dólares.