Mundo

"Te amo": Las últimas palabras del asesino de 7 personas en Virginia

Corey Johnson tuvo una de las despedidas más memorables en un prisionero condenado a pena de muerte

Por  Andres Rodriguez

"Te amo": Las últimas palabras del asesino de 7 personas en Virginia | AFP

Estados Unidos.- El gobierno de Estados Unidos ejecutó el jueves a un narcotraficante por matar a siete personas en un estallido de violencia en la capital de Virginia en 1992, y algunos testigos en el edificio de la cámara de la muerte aplaudieron cuando el hombre de 52 años fue declarado muerto.

La ejecución de Corey Johnson se llevó a cabo después de que sus abogados se esforzaran por detenerla alegando que la inyección letal de pentobarbital le causaría un dolor insoportable debido al daño pulmonar causado por su infección por coronavirus el mes pasado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Fue el duodécimo recluso ejecutado en la prisión de Terre Haute, Indiana, desde que la administración Trump reinició las ejecuciones federales tras una pausa de 17 años.

La última durante la presidencia del ardiente defensor de la pena de muerte Donald Trump estaba programada para el viernes.

La masacre en Virginia terminó con las vidas de 7 personas. Twitter

Johnson, quien según sus abogados tenía una discapacidad mental grave, fue declarado muerto a las 11:34 p.m. cuando se le preguntó si tenía algunas últimas palabras, Johnson pareció distraído, concentrándose en una habitación a su izquierda designada para miembros de su familia. Sin dejar de mirar alrededor, respondió: “No. Estoy bien."

Segundos después, dijo en voz baja mientras miraba fijamente a la misma habitación: "Te amo". Después de la ejecución, sus abogados dieron a conocer la última declaración de Johnson.

En él, dijo que la pizza y el batido de fresa que comió y bebió antes de la ejecución "fueron maravillosos", pero no consiguió las rosquillas rellenas de gelatina que quería. Añadió: "Esto debería arreglarse". Y se disculpó.

Muchas personas protestaron sobre la pena de muerte de Corey Johnson. AFP

Quiero decir que lamento mis crímenes. Quería decirles eso a las familias que fueron víctimas de mis acciones, dijo.

También dijo que quería que se recordaran los nombres de sus víctimas. Cuando la droga letal comenzó a fluir a través de vías intravenosas hacia sus brazos atados a una camilla en forma de cruz, Johnson levantó su muñeca y saludó a alguien en la habitación para su familia.

Un murmullo bajo emanó de la habitación en la que alguien parecía estar rezando y ofreciendo palabras de consuelo a Johnson.

Durante dos minutos, Johnson siguió intentando hablar. Pero de repente, sus párpados se cerraron con fuerza y su boca se abrió. Se movió solo un poco después de eso. Le tomó un poco más de 20 minutos morir.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo