Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Tensión en Tailandia pasa inadvertida a turistas

TAILANDIA

BangKok, Tailandia (AP).- No había un soldado a la vista en las blancas arenas de la isla de Ko Pha Ngan y la estridente fiesta que atrae a juerguistas de todo el mundo durante horas. Después de sacudirse los efectos de tanta celebración, el mochilero alemán se embarcó hacia Bangkok, sin tener idea de que el ejército había tomado el poder.

"Pensé que si había sobrevivido a la Fiesta de la Media Luna, podría regresar a Bangkok y enfrentar el golpe militar”, dijo el bronceado turista de 19 años mientras entraba a uno de los bares y centros nocturnos repletos de la capital. "No me imaginé que así fuera un golpe de Estado".

Hasta ahora, el drama del golpe militar se ha desarrollado principalmente en la arena política. Mientras el ejército ha citado a periodistas y académicos, detenido a exdirigentes políticos y advertido a los manifestantes, los turistas recorren las famosas playas y sitios más importantes de Bangkok. La afectación principal para los visitantes es el toque de queda a partir de las 10 de la noche, aunque se ha flexibilizado.

"Parece que nada ha cambiado, excepto que tienes que irte a casa antes de las 10", dice la estadounidense Rosemary Burt.

Ella y su hija fueron al Gran Palacio de Bangkok, otros lugares e incluso a cenar antes del toque de queda. Era un día normal en el Gran Palacio, con la misma vigilancia mientras afuera los mototaxis rondaban a los turistas con precios inflados.

Dior Tidwell, la hija, dijo que en un principio pensó que sería un poco peligroso, pero esa preocupación se ha disipado.

Fotos colocadas en Twitter muestran escenas de arenas blancas y aguas cristalinas en Phuket, Samui y otras playas idílicas. Una de las fotos se titulaba ¿Cuál golpe de Estado?

Sin embargo, para el sector turístico la situación es de mal agüero. Las reservaciones ya bajaron después de seis meses de protestas en Bangkok y la combinación de golpes militares y toques de queda junto a la incertidumbre de lo que durará la represión, podría ser perjudicial, dicen expertos en la industria. Es un golpe a la economía, que de por sí está batallando.

El turismo representa casi 7% de la economía tailandesa y genera más de 2 millones de empleos. El sector ha resistido a pesar de una década de turbulencia política. El año pasado visitaron el país 26,7 millones de turistas, una cifra récord y 20% más que en 2012.