Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Tras encuesta, Australia legalizará matrimonios gays

De acuerdo con la Oficina Australiana de Estadísticas, 61.6 por ciento de los encuestados votaron a favor y 38.4 por ciento en contra.

Tras encuesta, Australia legalizará matrimonios gays. Foto temática (commons.wikimedia.org).

Sidney, Australia.- Australia avanzó hacia la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo al conocerse hoy los resultados de una encuesta postal no vinculante que permitirá que la propuesta se debata en el Parlamento. 

De acuerdo con la Oficina Australiana de Estadísticas, la cual procesó las opiniones emitidas por un 79.5 por ciento de los 16 millones de australianos que estaban habilitados para pronunciarse a favor o en contra del matrimonio homosexual, el ganó con el 61.6 por ciento frente al 38.4 por ciento del No.

El resultado abre la puerta para que el Gobierno de la coalición conservadora permita la pronta presentación en el Parlamento de un proyecto de ley para reformar la Ley de Matrimonios de 1961, la cual fue enmendada en 2004 para precisar que esta unión es exclusiva entre un hombre y una mujer. 

"La gente votó de forma arrolladora [...] votó por la justicia, votó por el compromiso, votó por el amor. Ahora nuestra parte, aquí en el Parlamento, es aceptarlo, hacer el trabajo [...] y hacerlo antes de la Navidad", dijo en una rueda de prensa en Camberra el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull. 

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, señaló que antes de Navidad se arpobará esta reforma. Foto. Archivo AP.

El resultado fue recibido con alegría en los lugares en los que se congregaron los activistas por el y miembros de la comunidad LGTBIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queers) en ciudades como Sidney y Melbourne, en donde ondearon las banderas arcoíris, símbolo de la diversidad sexual. 

"Nos da la oportunidad de planificar nuestra boda y casarnos con todos nuestros amigos y familiares para afirmar nuestro amor [...] también es importante para nuestros hijos", dijeron Jenny Robertson y Dee Murray, dos mujeres que tienen en mente casarse. 

"Lamento la decisión del pueblo australiano que se refleja en la encuesta postal, pero la respeto", dijo, por su lado, el senador liberal Eric Abetz, uno de los defensores del No junto al exprimer ministro, Tony Abbott.

La campaña del No, que aglutinó a los políticos conservadores del Gobierno y a las agrupaciones religiosas, puso el énfasis en la definición de la familia y la educación en las escuelas. 

El exprimer ministro, Tony Abbot, está en contra de que se aprueben estos matrimonios. Foto: Archivo AP.

Se espera que la legalización de estos matrimonios se apruebe antes de Navidad por parte del legislativo australiano, donde al menos un 72 por ciento de los diputados y un 69 por ciento de los senadores votarán a favor de la reforma. 

Sin embargo, aún queda por definirse el modo en que serán legalizadas las bodas gays, dado que el Gobierno tiene ante sí dos propuestas: una del liberal moderado Dean Smith y otra del conservador James Paterson, quien busca proteger a aquéllos que se nieguen a brindar bienes o servicios para que se celebren las bodas homosexuales. 

El ministro de Finanzas, el conservador Mathias Cormann, dijo hoy que la propuesta de Smith, que se espera que sea presentada durante la jornada de este miércoles ante el Senado, es "un buen punto de partida", pero, según su parecer requiere, "protecciones religiosas adicionales". 

El ministro de Finanzas, Mathias Cormann, afirmó que se requieren "protecciones religiosas adicionales". Foto: Archivo AP.

Australia, que acepta la unión civil entre personas del mismo sexo en varios de sus estados, ha recibido críticas de diversas organizaciones por su lentitud en la legalización de estos matrimonios. 

En diciembre de 2013, el Tribunal Superior anuló una ley que permitía estas bodas en el Territorio de la Capital Australiana por considerar que contravenía la Ley Federal de Matrimonios de 1961. 

También han fracasado propuestas legislativas similares en los estados de Tasmania y Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sidney.

Con información de EFE.