Mundo

Universidades de California darán pastilla abortiva a estudiantes

A pesar de las protestas de grupos religiosos, el gobierno de California está presionando a las universidades para que otorguen pastillas abortivas

Por  AP

Foto temática: Universidades de California otorgaran pastilla abortiva a estudiantes(Pixabay)

Foto temática: Universidades de California otorgaran pastilla abortiva a estudiantes | Pixabay

Sacramento, California.- California se convertirá en el primer estado de Estados Unidos en exigir que las universidades públicas ofrezcan fármacos para abortar en los centros de salud de los campus a partir del 2023, de conformidad con una ley aprobada el viernes por el gobernador Gavin Newsom.

Los legisladores demócratas describieron la ley como la medida más reciente de California para defender el acceso al aborto cuando los estados dirigidos por republicanos retiran el acceso a los servicios.

“Estoy emocionada de que el gobernador Newsom rechazara los caminos equivocados que otros estados han tomado para limitar el acceso a la atención del aborto”, dijo en un comunicado la senadora demócrata Connie Leyva. “El aborto es un derecho protegido y es importante que todos, incluso las estudiantes universitarias, tengan acceso a ese servicio si así lo deciden”.

El predecesor de Newsom, el también demócrata Jerry Brown, vetó el año pasado una ley similar porque, argumentó, no era necesaria, ya que los servicios de aborto ya estaban disponibles afuera de los campus.

Las píldoras se tomaran antes de las 10 semanas de gestación. Foto temática: Pixabay (nikosapelaths)

La ley depende de donaciones privadas, no de fondos estatales, para pagar por la instalación y los servicios. El estado espera recaudar más de 10 millones de dólares.

Los 34 campus de la Universidad de California y la Universidad Estatal de California tendrán que proporcionar los servicios. El proceso requiere que se tomen dos píldoras y es una opción para las mujeres que tienen menos de 10 semanas de embarazo.

La primera píldora, que se toma en las clínicas, bloquea la hormona progesterona. La segunda, tomada a los pocos días en casa, tiene un efecto similar al de un aborto espontáneo.

Los grupos religiosos y antiaborto se opusieron a la ley. El sistema de la Universidad de California no ha tomado una postura.

Más de 400.000 mujeres asisten a universidades públicas en el estado.