Mundo

Xi: China busca sumar países a la Nueva Ruta de la Seda

China ha invitado a más países a unirse a la Nueva Ruta de la Seda, a la que EUA teme el aumento de su influencia en el mundo

Por  AP

Un cocinero se toma un selgie ante una retransmisión en vivo de un discurso del presidente de China, Xi Jinping, durante un foro sobre el proyecto Cinturón y la Ruta de la Seda(AP)

Un cocinero se toma un selgie ante una retransmisión en vivo de un discurso del presidente de China, Xi Jinping, durante un foro sobre el proyecto Cinturón y la Ruta de la Seda | AP

Beijing.-  Xi Jinping, presidente de China, hizo un llamado este sábado a que más países se unan al vasto proyecto de infraestructuras de Beijing, denominado Nueva Ruta de la Seda, que ha aumentado la tensión en Washington.

El llamado también ha sido realizado frente a la oposición a esta iniciativa comercial que Estados Unidos teme aumente la influencia estratégica de China en el mundo.

Xi intervino en una cumbre con líderes de todo el mundo centrada en el multimillonario proyecto del Cinturón y Ruta de la Seda, su iniciativa internacional estrella. El tono optimista del encuentro de dos días -donde el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y otros líderes elogiaron el programa- es un revés para el gobierno de Donald Trump, que está intentando desanimar a otras naciones para que se adhieran.

En un discurso el viernes, Xi se comprometió a promover altos estándares financieros y medioambientales, entre otros, es respuesta a las quejas sobre la deuda que generan los proyectos de infraestructura y otros problemas. La llamada “Nueva Ruta de la Seda” podría aumentar la tensión con Washington al atraer a más participantes.

Tenemos que animar a la plena participación de más países y empresas

Señaló el dirigente chino en el evento celebrado en un centro de convenciones a las afueras de la capital.

Xi trató de disipar las críticas acerca de que la iniciativa aporta poco para los países en vías de desarrollo que aceptaron préstamos de Beijing para construir puentes, ferrocarriles y otras instalaciones. El presidente dijo que su gobierno quiere “dar beneficios a todos”.

Otros gobiernos recibieron con satisfacción la iniciativa, lanzada en 2013, para expandir el comercio a través de la construcción de carreteras, puertos y otras infraestructuras desde Asia a África, pasando por Oriente Medio y Europa. Pero algunos tienen problemas para devolver los préstamos chinos, lo que avivó las quejas sobre posibles “trampas de deuda”.

Los críticos alegan además que la mayor parte de la carga de trabajo va a parar a las empresas estatales chinas y que la iniciativa podría derivar en corrupción y daños medioambientales.

Estados Unidos, Japón, India y Rusia están preocupados porque Beijing pueda estar erosionando su influencia. Funcionarios estadounidenses advirtieron a otros ejecutivos acerca de posibles problemas de deuda y motivaciones políticas por parte de China.

El gobierno de Xi está intentando reactivar la iniciativa luego de que varios de sus proyectos fracasaron el año pasado. Esto se produjo luego de que las autoridades chinas anunciaran que los bancos estatales aumentarían los controles a sus prestatarios y de las quejas de algunos gobiernos de que los proyectos tienen poca repercusión en sus economías y podrían dar demasiada influencia política a Beijing.

Xi prometió el viernes adoptar estándares internacionales financieros y medioambientales, entre otros.

Pese a la oposición estadounidense, el número de países que cerraron acuerdos para respaldar la iniciativa aumento a 115 desde los 65 anteriores, según el gobierno chino.