Mundo

33 años después el ADN delata sus violentos crímenes

Las pruebas de ADN realizadas a un reo que cumple condena en una prisión de Nevada está acusado de ser el asesino de cuatro personas en Colorado

Por: AP

33 años después el ADN delata sus violentos crímenes. foto ilustrativa: Pxnio

33 años después el ADN delata sus violentos crímenes. foto ilustrativa: Pxnio

Estados Unidos.- Un recluso de Nevada declarado culpable de atacar a una pareja con un hacha en su habitación está acusado de matar a cuatro personas con un martillo en los suburbios de Denver hace más de 30 años, según anunciaron las autoridades el viernes.

Lea también: Niño llama a emergencias por los gritos en cuarto de sus padres

Las autoridades locales y estatales dijeron que las pruebas de ADN relacionan a Alexander Christopher Ewing con los asesinatos de Patricia Louise Smith, de 50 años, en Lakewood y tres miembros de la familia Bennett en Aurora en 1984.

33 años después el ADN delata sus violentos crímenes. foto ilustrativa: free_vector_imagez_pixabay

Lea también: Mujer de 69 años denuncia le impiden tener intimidad con joven

Se usó un martillo para matar a Smith el 10 de enero de 1984. Alrededor de una semana después, se usó un martillo diferente para matar a Bruce y Debra Bennett y su hija Melissa de 7 años en Aurora. Una hija de 3 años, Vanessa, resultó herida y sobrevivió.

Los dos casos fueron unidos por evidencia de ADN.

Ewing ha estado tras las rejas en Nevada desde el verano de 1984 después de que escapó mientras era transportado a Kingman, Arizona, desde St. George, Utah, para una comparecencia en la corte por intento de asesinato y cargos de robo. Su sentencia se extiende hasta 2037, pero él sería elegible para libertad bajo palabra en 2021.

Los registros judiciales de Nevada muestran que un jurado encontró que Ewing, era culpable de escapar de la custodia de dos agentes del alguacil de Arizona en una estación de servicio en Henderson, Nevada, al sureste de Las Vegas el 9 de agosto de 1984, y entrar a una casa que no tenía seguro y golpear severamente a una mujer y a su esposo con un mango de hacha en su dormitorio. Dos niños pequeños dormían en otras habitaciones de la casa.

Ewing, que entonces tenía 23 años, fue arrestado nuevamente dos días más tarde a unos 15 millas de distancia por guarda parques del lago Mead.

Los asesinatos en Colorado siguieron a otros dos ataques cerca de Denver que involucraron o se sospechó que involucraban un martillo.

El 4 de enero de 1984, una pareja en Aurora se despertó y vio a un hombre en su habitación que los golpeó con un martillo. Ambos sobrevivieron.

Entre la media noche del 9 de enero y la madrugada del 10 de enero, una azafata fue golpeada, posiblemente con un martillo, y agredida sexualmente luego de que ingresara en el garaje de su casa en Aurora. Ella sobrevivió.

Smith fue atacada en el condominio que compartía con su hija y sus nietos, el martillo se quedó se quedó en la escena.

La familia Bennett fue atacada la noche del 15 de enero o la mañana del 16 de enero. Vivían al otro lado del área metropolitana de Denver, pero su hogar y la casa de Smith estaban cerca de una carretera principal en la avenida Alameda. Los principales investigadores sospechan que el asesino usó esa ruta.

En esta nota:
  • Estados Unidos
  • ADN
  • Asesinatos