Mundo

Parque de Amistad de San Diego sigue cerrado por migrantes

Aseguran que un agente casi fue alcanzado por una piedra presuntamente lanzada por alguien que se encontraba al otro lado de la frontera 

Por  EFE

San Diego (EE.UU.)- El Parque de la Libertad, en la frontera entre San Diego (EE.UU.) y Tijuana (México), permaneció hoy cerrado por decisión de las autoridades estadounidenses después de que algunos miembros de la caravana de migrantes que comenzó a llegar estos días a la zona intentaran entrar ilegalmente al país, constató Efe. 

Los hechos tuvieron lugar hace unos días, cuando un grupo de personas que habían llegado a la frontera como parte de la caravana que salió de Honduras con el objetivo de solicitar asilo en EE.UU. intentaron entrar ilegalmente a California, aprovechando la salida al mar que ofrece el parque en su costado occidental. 

Dos migrantes centroamericanos observan a los militares estadounidenses. | AFP

La situación empeoró, además, en la noche del viernes cuando el jefe de sector de la Patrulla de San Diego de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), el agente Rodney Scott, casi fue alcanzado por una piedra presuntamente lanzada por alguien que se encontraba al otro lado de la frontera. 

Scott estaba en ese momento inspeccionando el refuerzo de la valla fronteriza en Playa Imperial, donde termina el parque, cuando se acercó a conversar con algunas personas que se encontraban al otro lado de la verja. Fue entonces cuando desde el lado mexicano alguien tiró una piedra que casi alcanzó al funcionario. 

Colocación de alambre de púas en la frontera sur de Estados Unidos. | AFP

Hace un par de semanas el presidente de EE.UU., Donald Trump, advirtió precisamente de que en caso de que los migrantes atacaran con piedras las tropas desplegadas en la frontera sur del país estarían legitimadas para "contraatacar". 

El parque binacional es una referencia por encontrarse en las proximidades del paso aduanero de San Ysidro, considerado el más transitado en el mundo, por lo que sirve de punto de encuentro entre los inmigrantes que residen en suelo estadounidense y sus familiares y amigos recién llegados. 

La caravana procedente de Honduras partió el 13 de octubre desde San Pedro Sula y algunos de sus miembros se encuentran ya en lado mexicano de la frontera.