Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Foto: AP

Foto: AP

Mundo

¡Desesperados! Lanzan insólita petición sobre palomas

Lo curioso de este hecho es el mensaje que los trabajadores transmiten a las familias que acuden a la Plaza Bolívar

Por: El Debate

Los trabajadores del gobierno se visten de palomas y realizan parodias para lograr que las personas no alimenten a las aves. Foto: AP

Los trabajadores del gobierno se visten de palomas y realizan parodias para lograr que las personas no alimenten a las aves. Foto: AP

Colombia.- Una extraña campaña han iniciado trabajadores del gobierno en la plaza más famosa de Bogotá, quienes en vez de portar su uniforme, se han vestido de aves, con alas de plástico y su cara la cubren con picos de cartón, en donde saludan a decenas de personas que acuden a alimentar a cientos de palomas, que revolotean sobre sus cabezas y arrojan excrementos en los monumentos señoriales de la ciudad.

Los días más concurridos se encuentran presentes y en particular los domingos, que es el día de mayor concurrencia para realizar unas breves parodias de las palomas en la plaza.

Una tradición de más de 50 años que se resisten los visitantes a dejar de hacer. Foto: AP

Lo curioso de este hecho es el mensaje que los trabajadores transmiten a las familias que acuden a la Plaza Bolívar,  que consiste en la petición de no alimentar a las palomas ante la enorme cantidad de aves que existen y que están dañando los edificios coloniales que rodean a la Catedral Católica y al edificio del Congreso nacional.

El responsable del programa es el biólogo Mauricio Cano, quien asegura que "hay demasiadas palomas y darles comida les hace daño a ellas y es malo para la gente".

Las autoridades presentan números y dice Cano que en algunas zonas (de la plaza) se encuentran hasta 33 palomas por metro cuadrado.

Un estudio realizado por biólogos municipales halló que la población de palomas en la plaza se duplica los fines de semana hasta 3 mil 400 ejemplares, que coincide con los días de mayor afluencia de visitantes al lugar.

Las palomas acuden a la Plaza Bolívar y son alimentadas por los visitantes. Foto: AP

Experiencias en otros países

En Londres se han comenzado a ahuyentar a las palomas de las estaciones de tres, ante el peligro que representan y la forma que utilizan es a través de amenazantes halcones.

París ha recurrido a otra técnica que consiste en utilizar métodos anticonceptivos entre las aves para limitar el número de ejemplares.

Mientras, en Bogotá se ha tomado la decisión de impulsar una campaña educativa que consiste en insistir que no alimenten a las palomas.

La preocupación de las autoridades radica en la gran cantidad de heces que dejan las aves sobre los edificios históricos y que los manchan; así como el riesgo a la salud que representa a la población.

No se trata de desaparecer a las palomas, señaló Clara Sandoval, directora del departamento de protección animal de la capital colombiana,  pero buscan que las aves regresen a su comportamiento natural.

Tarea difícil en Bogotá

Alimentar a las palomas con maíz y tomarse una foto con ellas en la Plaza Bolívar es una especie de tradición local desde hace décadas, que le resulta muy complicado lograr que las personas dejen de proporcionarles comida.

A esto se suma otra problemática que la docena de vendedores ambulantes que ofrecen a los turistas pequeñas bolsas de comida para pájaros por cerca de un dólar americano (19 pesos mexicanos).

Diversas propuestas de apoyo y capacitación a los comerciantes callejeros se les ha referido, pero ellos aseguran que tienen más de cincuenta años realizando esta actividad como fuente de ingresos.

El biólogo insiste en regresar a las palomas a su hábitat natural y que las aves recobren su dignidad, en donde ellas deben alimentarse de acuerdo a su naturaleza, es decir, por ellas mismas.

Pese a los esfuerzos,  los funcionarios deben realizar parodias para lograr transmitir el mensaje y finalmente se logre disminuir el número de palomas en la Plaza Bolívar.

En esta nota:
  • Extraña campaña
  • Trabajadores
  • Gobierno
  • Plaza
  • Bogotá
  • Aves
  • Palomas
  • Excrementos
  • Monumentos