Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Florida y su demanda contra los fabricantes de opiáceos

También se dice que los distribuidores presuntamente entregaron "altos volúmenes" de opiáceos a clientes en Florida sin reportar

Por: El Debate

Foto: AFP

Foto: AFP

Miami, 15 may (EFEUSA).- La fiscal general de Florida, Pam Bondi, interpuso hoy una demanda contra empresas farmacéuticas y distribuidores de medicamentos por su presunta responsabilidad en la proliferación de adictos a los medicamentos opiáceos en el estado.

Según un comunicado difundido por la oficina de Bondi, los demandados son Purdue Pharma L.P., Endo Pharmaceuticals, Inc., Janssen Pharmaceuticals, Inc., Cephalon, Inc., Allergan y compañías vinculadas, AmerisourceBergen Drug Corporation, Cardinal Health, Inc., McKesson Corporation y Mallinckrodt y firmas relacionadas.

Pam Bondi.Foto: AP

Estamos en medio de una crisis nacional de opiáceos que se cobra a diario 175 vidas en el país y 15 en Florida, y no voy a tolerar que alguien se beneficie (económicamente) con el dolor y sufrimiento de los floridanos, señaló Bondi en el comunicado.

Otros estados, como Texas, demandaron hoy a Purdue Pharma, a la que acusan de usar publicidad engañosa para alentar las ventas de opiáceos que han contribuido al aumento de las muertes por sobredosis.

Trump firma un memorándum presidencial acerca de la crisis sanitaria causada por opiáceos. Foto: AP

La demanda planteada por Florida va más lejos en sus acusaciones y, según el comunicado de la Fiscalía general, pretende hacer que algunos de los mayores fabricantes y distribuidores de opiáceos asuman responsabilidad por "su papel en esta crisis" y paguen por "el dolor y la destrucción que sus acciones han causado".

Bondi acusa a las compañías farmacéuticas de haber hecho "declaraciones falsas" acerca de la naturaleza adictiva de los opiáceos y "omitido los graves riesgos que entrañan", con el fin de que aumentasen las recetas médicas de esos medicamentos y su consumo.

Foto: AP

También se dice que los distribuidores presuntamente entregaron "altos volúmenes" de opiáceos a clientes en Florida sin reportar esos "pedidos sospechosos" y contribuyeron así a que esas drogas se extendieran por todo el estado.

También señala la demanda de Florida que los fabricantes usaron organizaciones y líderes de opinión reconocidos para difundir mensajes falsos sobre los opiáceos, una conducta que califica de "particularmente horrenda" porque aparentaban actuar de manera independiente al promover el uso de esos medicamentos para tratar los dolores crónicos.

La oficina encabezada por Pam Bondi afirma que esas acciones violan la Ley de Prácticas Comerciales Engañosas e Injustas de Florida, otra leyes y normas y busca con la demanda que los responsables sean castigados penalmente y compensen económicamente por daños.

En esta nota: