Mundo

Halla a padres biológicos y los lleva al altar 36 años después

Los padres de Martin Schmidt se separaron antes de que naciera. Su madre biológica lo dio en adopción cuando aún estudiaba en el colegio

Por: El Debate

Foto: AFP

Foto: AFP

Martin Schmidt supo que desde muy joven fue adoptado, pero no buscó a sus padres biológicos hasta que estuvo a punto de tener sus propios hijos. Sus padres adoptivos, William y Cynthia Schmidt, le dieron los documentos que necesitaba para conocer a sus padres biológicos cuando cumplió 18 años, pero "no lo presionaron", dijo el Sr. Schmidt.

"Me amaron absolutamente como si hubiera nacido biológicamente. Tengo una gran familia." Aún así, el Sr. Schmidt, de 36 años, un capataz de carretera para el condado de Gunnison en Colorado, dijo que descubrir que su esposa, Carin, estaba embarazada en 2014 con su primogénito, Malcolm, "de cierta forma impulsó el problema y decidió encontrar a sus verdaderos padres como fuese. 

"Me hizo querer conocer al resto de la familia que no conocía ". Inició contacto a través del Departamento de Niños y Familias de Wisconsin y el estado se puso en contacto por primera vez con su madre biológica, Michele Newman.

La Sra. Newman estaba en su pausa para el almuerzo cuando recibió la llamada del estado. Ella se echó a llorar. "Fue un acto espontáneo inmediata", dijo. "Llamé a mi madre. Luego volví al trabajo y le dije a mi jefe: 'Tengo que irme a casa el resto del día' ".

En ese momento cuando estaba embarazada de Schmidt, la Sra. Newman, ahora de 53 años, era una estudiante de secundaria. Ella y el padre biológico del Sr. Schmidt, Dave Lindgren, crecieron en la pequeña comunidad agrícola de Loyal, Wisconsin, y sus familias estaban cerca.

Pero el Sr. Lindgren era unos años mayor, y además de ir a la escuela secundaria, estaba trabajando en una planta de productos lácteos. Los dos habían salido durante varios meses y se habían separado antes de que la Sra. Newman se diera cuenta de que estaba embarazada.

Nunca hubo ninguna amargura real entre nosotros. Dave era un buen hombre con un buen corazón, y ambos estábamos haciendo cosas que no deberíamos tener, dijo.

Aún así, la falta de amargura y el apoyo de su familia no hicieron que la experiencia de la escuela secundaria de la Sra. Newman fuera menos aislante. Después de la graduación, ella dejó la ciudad y se embarcó en una vida itinerante, viviendo en diferentes ciudades de Arizona; Colorado; Wyoming; y finalmente Hawai Se casó dos veces pero no tuvo otros hijos.

Cuando recibió su mensaje de texto, el Sr. Lindgren tenía cinco horas de adelanto, preparándose para acostarse en su casa en Marshfield, Wisconsin. "Era un código de área y un número extraño, así que al principio lo ignoré", dijo el Sr. Lindgren, de 55 años. dijo. "Pero una vez que me di cuenta de quién era, le enviamos mensajes de texto varias veces y le pregunté: '¿Te importa si te llamo?'".

Desde la última vez que hablaron, el Sr. Lindgren se había casado tres veces y se había convertido muchas veces en padre. "Tengo cuatro hijos biológicos, incluido Martin, y cuatro hijastros que también son mis hijos", dijo Lindgren. "Siempre tuve la intención de ser padre".

El Sr. Lindgren estaba ansioso por escuchar sobre su hijo, pero esperaba que su conversación con la Sra. Newman fuera breve. Cuatro horas más tarde, a las 2 a. M., Colgó el teléfono y se dio cuenta de que aún había mucho más que decir.

Unos días más tarde, volvieron a hablar por teléfono. Y luego no pudieron dejar de hablar. Se enteró de los muchos trabajos que tenía antes de mudarse a Hawaii en sus 40 años y obtuvo su título de pregrado y una maestría en psicología de asesoramiento.

Aprendió sobre su pasión por defender a las víctimas de agresión sexual y las personas que luchan contra la adicción. La Sra. Newman supo que el Sr. Lindgren estaba en proceso de divorcio, y sobre sus hijos y los sucesos de su gran familia extensa.

Tuvimos discusiones largas y profundas. Estábamos estudiando todos estos temas serios de la vida. Nos hicimos muy cercanos de esa manera, dijo la Sra. Newman.

"No pensé que esto fuera algo romántico", dijo Newman. "Dave estaba en medio de un divorcio". "Creo que mi corazón ya estaba a medio camino", dijo. "Porque en el momento en que lo vi, pensé: 'Dios mío'".

Él lo sintió también. "Podría decirlo", dijo. "Eso es todo." Se dieron un abrazo. Y luego un beso. Y a partir de ahí, el Sr. Lindgren dijo, "nos reemplazó el tener 16 y 17 años de nuevo".

"Rápidamente comenzamos a escuchar a mis abuelas biológicas", dijo Schmidt. "Obtenemos tarjetas, regalos para los cumpleaños de los niños, para nuestros cumpleaños; esa calidez ha hecho que sea realmente sencillo formar parte de la familia".

A los pocos meses del viaje a Hawai, la Sra. Newman decidió regresar a Wisconsin para siempre. No era solo por Dave. "Quería estar más cerca de mi madre", dijo. "Y comencé a sentir que Hawai ya no era el lugar para mí".

"Dave publicó una foto de ellos en Hawaii en Facebook y pensó: 'Definitivamente está pasando algo aquí'", dijo Schmidt. "Pero la visita de Michele fue cuando entendimos que volvería a estar con su madre y ver si esta relación con Dave realmente funcionaría".

Pero a medida que el amor de la pareja creció, sus familias también volvieron a estar cerca. (La madre del Sr. Lindgren, Edna, dijo sobre la madre de la Sra. Newman, Kay: "Ella fue una de las primeras personas que conocí cuando compramos la granja". El Sr. Schmidt fue el primer nieto de ambos. "Puedes" "Olvídalo", dijo ella.

La pareja se mudó juntos, y el 12 de diciembre de 2015, exactamente un año después de ese fatídico primer mensaje de texto, el Sr. Lindgren se le propuso en matrimonio. Ella protestó al principio. Ambos se habían casado muchas veces, y ella sintió que era innecesario cuando supieron cómo se sentían el uno con el otro. "Le dije, 'Somos viejos. No necesitamos esto '", dijo.

Pero él insistió. "Quiero casarme con mi amor", le dijo.

En esta nota:
  • Historia de amor
  • Hijo
  • Adoptado
  • Halla
  • Padres
  • Biológicos
  • Lleva
  • Altar
  • 36 años