Mundo

La historia detrás de la "bomba" contra el Papa Francisco

Fue el periodista italiano quien presionó al arzobispo a difundir su carta contra el Papa

Por: New York Times

Foto: AP(Foto: AP)

Foto: AP | Foto: AP

Aquí te exponemos cual es la historia y motivos detras de la carta (bomba) contra el Papa por parte de Viganò.

A las 9:30 a. m. del miércoles pasado, el arzobispo Carlo Maria Viganò se presentó en el apartamento en Roma de un reportero conservador del Vaticano con un sencillo alzacuellos, una gorra de béisbol de Rocky Mountains y una historia polémica que contar.

Leer también: Reportero italiano dice que ayudó a lanzar bomba contra papa

Viganò, antiguo nuncio apostólico del Vaticano en Estados Unidos, pasó la mañana en el comedor del reportero trabajando hombro con hombro en una carta de 7000 palabras que exigía la renuncia del papa Francisco, acusándolo de encubrimiento de abuso sexual y de dar consuelo a una “corriente homosexual” en el Vaticano.

Marco Tosatti. Foto: New York Times

El periodista, Marco Tosatti, afirmó que suavizó el discurso. El enardecido arzobispo no aportó pruebas, dijo, pero sí el estilo, condenando las redes homosexuales dentro de la Iglesia que actúan “con la fuerza de los tentáculos de un pulpo” para “estrangular a víctimas inocentes y vocaciones sacerdotales”. 

Leer también: Con danzas y penachos, mexicanos sorprenden al Papa en Vaticano

La poesía es toda suya 

Cuando terminaron la carta, Viganò emprendió su marcha y apagó su teléfono celular. Sin revelar su destino, porque estaba “preocupado por su seguridad”, dijo Tosatti, el arzobispo simplemente “desapareció”.  

La carta, publicada el domingo, ha cuestionado el papado de Francisco y ha cimbrado a la Iglesia católica romana hasta la médula. El papa ha dicho que no se dignará a responder la carta, pero las acusaciones han desencadenado una guerra civil ideológica, con la acostumbrada puñalada traicionera del Vaticano que da paso a un combate abierto.

Pero en el centro de los choques ideológicos, con los conservadores levantándose en armas en contra de la visión de Francisco de una Iglesia más incluyente, Viganò (quien ha sido acusado de entorpecer una investigación sobre conductas sexuales inapropiadas en Minnesota) también parece estar zanjando viejas rencillas. 

Como embajador papal, o nuncio, en Estados Unidos, Viganò se alió con los guerreros culturales conservadores y utilizó su puesto para nombrar nuevos arzobispos que consolidaran a los conservadores en San Francisco, Denver y Baltimore. Sin embargo, después de la elección del papa Francisco, sus esfuerzos fueron frenados.

Luego, en 2015, se enemistó con Francisco. La decisión de Viganò de invitar a una crítica acérrima de los derechos de los homosexuales a saludar al papa en Washington durante una visita a los Estados Unidos desafió de manera directa el mensaje incluyente de Francisco y desencadenó una controversia que casi opacó el viaje.

Juan Carlos Cruz, un sobreviviente de abuso sexual con quien el papa Francisco ha conversado en detalle, afirmó que el papa le comentó hace poco que Viganò estuvo a punto de sabotear la visita al invitar a la crítica Kim Davis, una empleada de Kentucky que se convirtió en una famosa defensora de la causa conservadora al negarse a otorgar licencias matrimoniales a parejas del mismo sexo. 

Yo no sabía quién era esa mujer; él la hizo escabullirse para que me saludara y, por supuesto, hicieron todo un alarde publicitario al respecto”, dijo el papa Francisco, de acuerdo con Cruz. 

Juan Carlos Cruz. Foto: New York Times

Según recuerda Cruz, el papa dijo: “Yo me horroricé y despedí al nuncio”. 

Ahora, tres años después, Viganò parece estar devolviendo el favor. 

Famoso por su ambición y poca paciencia, Viganò ha chocado con las autoridades superiores que impidieron su ascenso en la Iglesia y ha tenido una participación clave en la mayoría de los escándalos relacionados con el Vaticano en fechas recientes. 

Aunque Viganò, quien alguna vez fue criticado por tradicionalistas de la Iglesia debido a su pragmatismo excesivo, se ha alineado con un grupo reducido pero influyente de tradicionalistas eclesiásticos que han pasado años buscando cómo detener a Francisco, muchos de sus críticos creen que sus rencores personales son el trasfondo de su motivación. 

Después de que un líder religioso lo trasladó del Vaticano a Estados Unidos, frustrando sus esperanzas de recibir el capelo escarlata de cardenal, los memorandos privados de Viganò de 2011 (muchos de ellos poco halagadores con respecto al líder responsable de su salida de Roma) se filtraron y esparcieron por todo el mundo. 

Los simpatizantes de Viganò, quienes no respondieron a nuestra solicitud de hacer comentarios, se enfurecen ante la idea de que su carta que exige la renuncia del papa Francisco represente la furia de una excelencia descontenta. Ellos describen a Viganò como un hombre ejemplar y atónito ante lo que considera la destrucción de la Iglesia que ama. 

Tosatti afirmó que el arzobispo le ha explicado que, como obispo, se sentía sumamente responsable de la Iglesia y que, a sus 77 años, quería limpiar su consciencia para cuando le llegara la hora. Pero comentó que el arzobispo también estaba furioso por el reciente artículo de la prensa italiana que muestra solidaridad con el papa Francisco y critica a su predecesor, el papa Benedicto XVI… y creyó necesario vengarse. 

Viganò conoce muy bien las luchas internas en el Vaticano. En 1998, se convirtió en funcionario central en la poderosa secretaría de Estado del Vaticano. En la carta, escribe que entre sus responsabilidades estaba vigilar a los embajadores en todo el mundo, pero también “analizar casos delicados, incluyendo los relacionados con los cardenales y obispos”. 

Viganò afirma que fue entonces cuando se enteró de los abusos cometidos por el cardenal Theodore E. McCarrick, líder católico estadounidense; de acuerdo con Viganò, el papa Francisco estuvo enterado sobre la historia de McCarrick desde hace años y la encubrió.

En 2009, el entonces obispo Viganò fue trasladado a la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, un puesto con menor influencia en las políticas del Vaticano, pero con cierto poder sobre parte de sus ingresos.

Famoso por ser parco, convirtió el déficit de la Ciudad del Vaticano en un superávit. No obstante, su rígido estilo administrativo desencadenó quejas y comenzaron a llegar al Vaticano correos electrónicos anónimos acusándolo de promover la carrera de su sobrino inapropiadamente. Su estilo y rigor al vetar contratos del Vaticano también molestó a algunos líderes, incluyendo al secretario de Estado Tarcisio Bertone, y un reportaje anónimo en el diario italiano Il Giornale aseguró que tenía algunos proyectos para los servicios de seguridad del Vaticano.

El cardenal Bertone, quien según escribe Viganò en la carta se mostraba “notoriamente a favor de promover la homosexualidad”, lo desterró a Estados Unidos.

Viganò mantuvo su posición como nuncio apostólico en Estados Unidos después de la elección de Francisco, pero en la carta publicada el domingo, afirmó que el excardenal McCarrick “orquestó” la selección de obispos cegado ante la ideología homosexual, a la que culpa de la crisis de abusos sexuales.

Sin embargo, Viganò también ha sido acusado de encubrir el mal comportamiento. De acuerdo con documentos publicados como parte de una investigación criminal en la arquidiócesis de St. Paul-Minneapolis, Viganò ordenó a los obispos en abril de 2014 anular una investigación relacionada con acusaciones de que el arzobispo John Nienstedt estaba involucrado en conductas sexuales inapropiadas con hombres y seminaristas adultos.  

Viganò, anticipándose a las críticas, le ofreció a Tosatti una declaración donde negó dicha información el miércoles.

Después de enfurecer a Francisco durante el episodio con Kim Davis, se le solicitó a Viganò presentarse en Roma para ofrecer una explicación; ahí, como indicio de sus planes para volver, se rehusó a entregar su departamento en la Ciudad del Vaticano. Los reportajes de esta semana en la prensa italiana confirman que, después de destituir a Viganò de su cargo, el papa Francisco también lo echó de su departamento en el Vaticano.

Hace aproximadamente un mes, Tosatti afirmó haber recibido una llamada del arzobispo, pidiéndole una entrevista en un lugar discreto. Viganò le contó su historia al reportero, pero afirmó no estar listo para darla a conocer.

No obstante, cuando se difundieron las noticias de décadas de abuso clerical en Pensilvania, Tosatti presionó al arzobispo para que contara su historia. El 22 de agosto regresó, y esta vez lo hizo mediante una declaración por escrito. 

Tosatti comentó que no vio documentos ni otras pruebas y, al cabo de tres horas, terminaron.

En esta nota:
  • Vaticano
  • Papa
  • Francisco
  • Carlos Maria Viganó
  • Marco Tosatti
  • Historia
  • Bomba
  • Carta