Mundo

"Soy Linda O'Keefe. Fui asesinada. Voy a contarte mi historia"

A 45 años de su secuestro y asesinato, Linda "tiene voz" y revela en redes sociales lo que sucedió ese fatídico 6 de julio de 1973

Por: Sheila Guzmán

"Soy Linda O'Keefe. Fui asesinada. Voy a contarte mi historia". Foto: Newport Beach, CA

Estados Unidos.- La policía de California ha sorprendido en redes sociales al rememorar el asesinato de la niña Linda O'Keefe de una manera muy original, contando su historia.

Lea también: El cuerpo de su hija delataba violencia, la asesinó en un ritual

El departamento de policía decidió compartir la historia de Linda relatada en primera persona, el homicidio de la niña sucedió tras ser interceptada de regreso a casa y su cuerpo apareció al día siguiente en una reserva natural.

 

Lea también: Les arrancaba la vida a sus pacientes solo por ser ancianos

A linda le fue arrebatada la vida a sus 11 años de edad, hace 45 años, un 6 de julio. El caso causó gran indignación que las autoridades decidieron “darle voz” a la pequeña a través de los tweets.

"Hola. Soy Linda O'keefe (o Linda Ann O'keefe, si tengo problemas con mi mamá). Hoy hace 45 años, desaparecí de Newport Beach. Fui asesinada y mi cuerpo fue encontrado en Back Bay.”, así comenzó el relato que detalla que el asesino de la niña nunca fue encontrado.

Hoy, les voy a contar mi historia.

Los tweets continúan, en ellos señalan que desapareció a los 11 años de edad y que era un frío día.

 

A las 8:00 de la mañana, salgo de casa por la puerta principal... y no tengo ni idea de que será la última vez.

La pequeña vivía en la avenida Orquídea, en una casa pequeña, de donde salió para ir a clases.

 

Llevo un vestido hoy... Es blanco, con flores de color azul claro, y ribete azul oscuro. Lo hizo mi madre, frase acompañada de la imagen del vestido con el que fue encontrada.

Ese día Linda portaba zapatillas azul oscuro y calcetines blancos.

 

En la historia se resalta que su familia no vivía en opulencia.

"Hora del descanso. Tengo algunas monedas en mi bolso, así que me voy a Richard Market. Está a sólo una manzana y media de distancia, así que puedo ir allí y volver a tiempo para mi próxima clase".

 

Agregaron un poco sobre su personalidad, Linda era una niña tímida y “sensible” a decir de su familia.

 

"Finalmente, la escuela ha terminado. Como todos los demás en el aula, me estoy emocionando sobre cómo pasar el resto de mi tarde, o lo que quiero hacer este fin de semana. Obviamente no lo sé todavía, pero... No voy a tener un fin de semana".

Linda generalmente iba a clases en bicicleta; sin embargo, ese día llamaría a mamá para que fuera a recogerla.

 

La señora de la oficina de la escuela me dijo que necesito esperar y mi mamá no ha tenido tiempo de llegar aquí todavía.

"Sé que mi mamá no tiene planeado recogerme, así que regreso hacia Richard Market, sólo para perder un poco de tiempo hasta que pueda llamarla”.

Una furgoneta turquesa se detuvo junto a Linda, una amiga la vio, pero estaba demasiado lejos para escuchar si alguien hablaba con la niña.

 

"Vuelvo a la oficina de la escuela, y la señora me deja llamar a mi madre. No va bien. Ella está ocupada con un proyecto de costura y me dice que puedo caminar a casa.”

La niña salió de la escuela y tomó rumbo, fue observada por otra persona junto a la furgoneta nuevamente, esta vez, la puerta del conductor estaba abierta.

 

Nadie se preocupa cuando no regreso de la escuela de inmediato. Son otros tiempos, en 1973 los niños vagan por el vecindario en sus bicicletas durante horas.

Tres horas después, a la madre de Linda le parece preocupante que no llegue a casa, sabía que estaría molesta; sin embargo, la esperaba para comer.

 

Mamá empieza a llamar por ahí para ver si estoy en casa de alguien. Tengo varios amigos en el vecindario, y amigos de la escuela, pero nadie me ha visto desde que me alejé de Lincoln Intermediate.

 

"Cuando mi padre llega a casa del trabajo, la preocupación se convierte en acción. Tenemos dos coches familiares. Mi padre se mete en uno, mi hermana mayor en el otro, y empiezan a buscarme. Hay una sensación de que estoy siendo desobediente, no que de que algo vaya mal".

 

El reporte a la policía llegó a las 18:42 horas, Linda Ann O'Keefe ha desaparecido. 1,2 metros de alto, 38 kilos, cabello castaño largo y ojos azules.

 

"Los oficiales están buscando por todas partes. En ese entonces, había campos vacantes al sur de la vista del Pacífico y al este de Marguerite. Registran los campos, el embalse, los vecindarios, las calles. Nada".

 

El hombre está mirando en la zanja en el lado este de Back Bay Drive, buscando ranas. En vez de eso, ve algo pequeño y pálido. Mi mano. Él ve mi mano. Grita, tratando de despertarme.

 

El hombre que descubrió el cuerpo de Linda había ido al lugar en búsqueda de ranas para avistar junto a su hijo.

Sus amigos vienen cuando le oyen gritar. No saben quién soy, por supuesto... o quién era yo. Pero ven el cuerpo de una chica joven, con el vestido de mi mamá. Me han estrangulado.

 

"La búsqueda de Linda Ann O'Keefe es ahora la búsqueda del asesino de Linda Ann o'keefe. ¿Era alguien que conocía? ¿un extraño? ¿el hombre de la camioneta? Hay tantas preguntas".

La investigación se tornó más intensa, pero se convirtió en un caso sin resolver, los rastros no conducían a ningún lugar.

 

"Pero ahora, 45 años después, tengo voz de nuevo. Y tengo algo importante que decir. Hay una nueva pista en mi caso: una cara. Una cara que viene del ADN que el asesino dejó atrás. Es tecnología que no existía en 1973, pero podría cambiar todo hoy".

 

Tal vez después de 45 años, haya justicia para Linda.

En esta nota:
  • California
  • Linda O'Keefe
  • Crimen
  • Niña