Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Cubrió a su bebé de una tormenta de granizo y así terminó

Fiona no dudó en cubrir con su cuerpo a su pequeña hija, quien resultó ilesa debido a la valiente reacción de su madre

Por: Kathia Borbolla

Foto ilustrativa(Pixabay)

Foto ilustrativa | Pixabay

Queensland, Australia.- Una joven madre de familia terminó con el cuerpo cubierto de moretones y quemaduras tras salvar la vida de su bebé al cubrirla durante una tormenta de granizo.

Fionna Simpson, de 23 años de edad, viajaba en su auto con su abuela de 78 años y con su hija de cuatro meses de edad cuando comenzó una lluvia torrencial.

La tormenta era tal que la joven tuvo que detener el vehículo porque no podía ver lo que había frente a ella, y prefirió evitar cualquier accidente.

Fue entonces que comenzó el granizo que golpeaba salvajemente el exterior del auto hasta que la ventana trasera explotó.

El instinto maternal de Simpson la hizo saltar rápidamente al asiento trasero y cubrir con su cuerpo a su bebé; en ese momento otra de las ventanas se quebró con los golpes del granizo: era la de su abuela.

La joven mujer intentó ayudar a la mujer mayor, pero le fue imposible proteger a su hija y a su abuela.

Simpson comentó a ABC.net que la ferocidad de la tormenta no le permitía siquiera escuchar el llanto de su hija, justo debajo de ella.

Cuando finalmente cesó el granizo, ella condujo a una casa del lugar y pidió ayuda.

Momentos más tarde arribaron los equipos de emergencia, pero el cuerpo de Fiona estaba "en shock".

Su abuela fue trasladada al hospital debido a que su brazo izquierdo sufrió lesiones de abrasión por el hielo, además de diversos golpes; tuvo que pasar una noche internada.

Mientras tanto, Fiona sabe que si no hubiera cubierto a su bebé, las consecuencias podrían haber sido fatales.
 

En esta nota: