Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

México protege los derechos de inmigrantes desde el Vaticano

México seguirá protegiendo con firmeza la dignidad y los derechos de los migrantes mexicanos indico el Canciller Luis Videgaray Caso

Por: El Debate

El papa Francisco desde el Vaticano. Foto: EFE

El papa Francisco desde el Vaticano. Foto: EFE

Cd. del Vaticano, Vaticano 14-Jun-2018 .-Ante las nuevas políticas antiinmigrantes adoptadas por Estados Unidos, México seguirá protegiendo con firmeza la dignidad y los derechos de los migrantes mexicanos, según indicó este jueves en el Vaticano el Canciller Luis Videgaray Caso.

En su intervención durante un encuentro bilateral entre México y la Santa Sede sobre las migraciones internacionales, el funcionario mexicano afirmó que hay preocupación por las políticas y expresiones antiinmigrantes que hoy se emanan desde Washington.

El Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso. Foto: EFE

México reconoce el derecho de Estados Unidos a definir sus propias reglas y sus políticas migratorias, pero este derecho soberano no puede estar por encima de los derechos humanos ni de la dignidad de la persona, destacó.

El coloquio, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias, la Secretaria de Estado de la Santa Sede y la Embajada de México en Vaticano fue una oportunidad para revisar las conversaciones bilaterales abiertas sobre este tema en 2014, con vistas a la aprobación en el marco de las Naciones Unidas del Pacto Mundial para las Migraciones, cuyo visto bueno final se espera para finales de este año en Marruecos.

El Gobierno de México, aseguró el Videgaray, no puede estar de acuerdo con la decisión de Estados Unidos de separar y desmembrar las familias de migrantes, recordando que hasta el momento se reportan más de 2 mil casos de niños que han sido separados de sus padres.

Inmigrantes detenidos por las Patrulla Fronteriza. Foto: EFE

"Hemos manifestado ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos nuestra preocupación por los efectos de la ley SB-4 de Texas, que le da facultades sin precedentes a la Policía para actuar en contra de los migrantes", recordó el Canciller.

El funcionario señaló que hay que lamentar que Estados Unidos haya abandonado las negociaciones del Pacto Mundial, sin embargo esto no desalienta las esperanzas en lograr la definición de un acuerdo que se anuncia como un instrumento global para las políticas migratorias entre Estados.

La participación de la Iglesia mexicana en tema de migración fue subrayada por monseñor Guillermo Ortiz Mondragón, Obispo de Cuautitlán y Responsable de la Pastoral de la movilidad humana de la Conferencia del Episcopado Mexicano, mismo que destacó en entrevista con REFORMA los retardos del Estado y de la sociedad civil ante el drama de los migrantes.

"No hay centros, no hay casas, no hay leyes, no hay protocolos para atender a los migrantes y se están elaborando", indicó el prelado mexicano, recordando que el dialogo entre Iglesia y Estado sobre migración y migrantes tiene que llevar a ver las situaciones concretas, a que la Iglesia hable no solamente en la formulación de las leyes, si no en la aplicación de la leyes.

Ortiz Mondragón lamentó que la realidad de los migrantes no haya sido uno de los ejes de la campaña electoral en curso, un tema que, consideró, fue tratado muy brevemente, casi superficial, sin llegar al fondo del problema.

"(Sea quien sea el próximo Presidente), esperemos que estando en su lugar se dé cuenta (de esta realidad)", dijo Mondragón, subrayando que la sociedad se caracteriza siempre más por el egoísmo, la falta de acogida y el miedo a los diversos.

El retraso de México sobre el tema también fue evidenciado por Videgaray, quien reconoció que México tiene mucho por hacer para mejorar la situación de los migrantes que transitan por el país rumbo a Estados Unidos.

El papa Francisco en el Vaticano. Foto: EFE

Sin embargo, destacó, en muchos países se ha visto como en la política y en los movimientos sociales hay un resurgimiento de expresiones y sentimientos de nacionalismos que se traducen en xenofobia, en rechazo a los migrantes.

No es admisible que se quiera señalar a los migrantes como el origen de uno de los problemas más apremiantes de nuestra sociedad, añadió, y resaltó que en muchos casos los migrantes son chivos expiatorios a los que se les atribuye la calidad de amenaza, cuando en realidad los migrantes contribuyen a la economía, a la cultura y a la sociedad a la que llegan.

Según el Canciller mexicano, las autoridades mexicanas despliegan actualmente su máxima capacidad para defender y proteger la dignidad y los derechos fundamentales de los migrantes en Estados Unidos, con una red de 50 consulados y a más de 30 mil casos de mexicanos que piden apoyo, alcanzando un total de 600 mil personas que en los últimos dieciséis meses recibieron asesoría legal.

"Tenemos una coincidencia fundamental con la Santa Sede con respecto al tema de la migración. Vaticano y México creemos que los derechos humanos y la dignidad de los migrantes deben de respetarse y protegerse por encima de su estatus legal, reconociendo lo que aportan los migrantes a los países a los que llegan", destacó Videgaray a la prensa.

De forma paralela, a través de un mensaje enviado a los participantes al evento, el propio Papa Francisco recordó contundentemente que los migrantes no son números, si no personas.

"En la cuestión de la migración no están en juego solo números, si no personas, con su historia, su cultura, sus sentimientos, sus anhelos. Estas personas necesitan una protección continua, independientemente del estatus migratorio que tengan", indicó el Pontífice en un mensaje leído por Monseñor Paul Richard Gallagher, Secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados.

Los derechos de los migrantes, dijo el Papa, deben ser protegidos, en especial los niños y las víctimas de las redes del tráfico de seres humanos, de guerras y de calamidades naturales.

Francisco aseguró que todos ellos esperan que se tenga el valor de destruir el muro de esa complicidad cómoda y muda que agrava su situación de desamparo.

En esta nota:
  • Políticas
  • Vaticano
  • México
  • Luis Videgaray