Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Por nadar con lentes de contacto necesitó un trasplante de córnea

Una mujer jamás imaginó que sus vacaciones en Escocia le quitaran parcialmente la visión

Por: El Debate

Por nadar con lentes de contacto necesitó un trasplante de córnea. Foto ilustrativa: Pixnio

Por nadar con lentes de contacto necesitó un trasplante de córnea. Foto ilustrativa: Pixnio

Inglaterra.- Muchas personas utilizan lentes de contacto por ser fáciles de colocar y ligeros; sin embargo, para Emma Jenkins terminaron siendo una pesadilla que amenazó su visión.

Emma casi queda invidente tras una fuerte infección que contrajo por nadar con lentes de contacto puestos.

La mujer se encontraba en Escocia cuando decidió entrar a nadar con sus lentes de contacto puestos y al ingresar al agua, un fuerte dolor comenzó en su ojo.

 

Emma, de 39 años de edad, contrajo una fuerte infección producto del contacto de microorganismos con las lentillas, informó The Scottish Sun.

Tras ese episodio, su ojo se inflamó, pero ella se atendió una semana después, al regresar a casa, Inglaterra.

Desafortunadamente, el primer diagnóstico que la mujer tuvo fue equivocado, Emma padecía queratitis microbiana, su córnea estaba inflamada e infectada y una úlcera cubrió todo su iris.

La evolución de la mujer no fue favorable, los dolores se hicieron cada vez más fuertes, no podía moer ya su párpado y fue perdiendo la visión.

Fueron tres años de sufrimiento para Emma y finalmente, un trasplante de córnea le regresó su visión de manera parcial.

En esta nota:
  • Inglaterra
  • Lentes de contacto
  • Cornea