Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Esperaba un bebé, cuando se enteró tuvo que decirle adiós

Después una ecografía pasó de la alegría a la tristeza, el bebé estaba sano y se había formado bien, pero se encontraba en el lugar equivocado

Por: El Debate

Ignoraba que esperaba un bebé, cuando se enteró, murió. Foto ilustrativa:makingup_pixabay

Ignoraba que esperaba un bebé, cuando se enteró, murió. Foto ilustrativa:makingup_pixabay

Anna decidió contar su historia, estaba esperando un bebé y no se había dado cuenta, no tenía síntomas y su cuerpo parecía estar igual. Sin embargo, cuando se enteró que estaba embarazada era demasiado tarde.

La joven confiesa que sintió algunos mareos y náuseas pero no sospechó que estuviera embarazada porque su menstruación se presentó de manera regular.

Ignoraba que esperaba un bebé, cuando se enteró, murió. Foto ilustrativa: freestocks_photos_pixabay

La detección no oportuna de un embarazo ectópico es muy peligrosa, en el caso de Anna “le costó una trompa de falopio” y extrajeron de su ovario derecho un quiste.

La mujer se preparaba para ir a pasar un día de alberca con su esposo y su hijo de 4 años cuando un dolor que describe como “espantoso” comenzó bajo su abdomen, “algo parecido al que sentí cuando si a luz años atrás”.

Anna se puso pálida, sudaba frío, sangraba, temblaba y no podía caminar del dolor, informó El Tiempo.

Ella tomó dos pastillas para el dolor, pero era tan fuerte que fue llevada a urgencias.

El doctor dijo inicialmente que se trataba de un embarazo con riesgo de aborto, la pareja ni siquiera sabía que estaban esperando a un bebé.

Los resultados en sangre fueron detonadores, Anna tenía 2 meses y 4 días de embarazo sin saberlo.

A la mujer le preocupaba cómo mantendría al bebé, pero ella y su familia ya se hacían ilusiones con el nuevo pequeño.

Como ese día estaba sangrando tanto, le hablé al bebé y le pedí que no se fuera.

Después una ecografía pasó de la alegría a la tristeza, el bebé estaba sano y se había formado bien, pero se encontraba junto al ovario izquierdo, no podría seguirse desarrollando.

Pensé en arriesgar mi vida para que el bebé naciera, pero el médico fue claro: ninguno se salvaría.

Para Anna fue más que díficil esa situación cómo podría oír su corazón latir, verlo empezar a formarse y decir adiós.

Antes de la cirugía, Anna y Nick se despidieron de su bebé.

Le pedí perdón por esta situación, le dije que lo amaba y le pedí mil veces disculpas por no saber cómo más luchar por él, señala Anna.

En esta nota:
  • Embarazo
  • Bebé
  • Ectópico