Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Papa expulsa del sacerdocio a dos obispos acusados de abusos

José Francisco Cox, de 85 años, y de Iquique Marco Antonio Órdenes Fernández, de 54, son los religiosos que fueron expulsados de la iglesia

Avatar del

Por: EFE

Papa Francisco. Foto AP

Papa Francisco. Foto AP

Ciudad del Vaticano .- El papa Francisco expulsó hoy del sacerdocio a los exobispos chilenos de La Serena José Francisco Cox, de 85 años, y de Iquique Marco Antonio Órdenes Fernández, de 54, ambos acusados de abusos sexuales.


El Vaticano informó hoy de que Francisco "ha dimitido del estado clerical" a Cox y Órdenes, la forma con la que se expulsa del sacerdocio, después de haber sido sometidos a una investigación por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe y que no podrá ser recurrida.

Estas dos expulsiones se unen a las de los sacerdotes chilenos Fernando Karadima Fariña y Cristián Prech, en las últimas semanas.

"La decisión fue tomada por el papa Francisco el 11 de octubre y no admite recurso", comunicó el Vaticano, que precisó que hoy se le comunicó a los dos obispos eméritos.

Cox vive retirado desde 2002 en la localidad alemana de Vallendar, en una comunidad de los Padres Schoenstatt, a la que pertenece, y había sido acusado de abusos sexuales a menores en Chile y recientemente se supo de un nuevo caso en Alemania.


En 2002 fue trasladado a un monasterio en Alemania para vivir una vida de "silencio, oración y penitencia" cuando empezaron a circular los primeras acusaciones a menores.

En el caso de Órdenes, Benedicto XVI ya había aceptado en 2012 la renuncia del obispo de Iquique presentada después de que se le acusara de abusos sexuales a un chico y se retirase a Perú.

A principios de año, la Justicia chilena archivó el caso sobre la acusación de violación a un menor, lo que no parece haber sido tenido en cuenta por la Doctrina de la fe en su sentencia.

Continúa así, como dijo el portavoz del Vaticano, Greg Burke, cuando se expulsó a Karadima, "la línea férrea del papa Francisco ante los abusos".

En esta nota: