Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

Princesa japonesa renuncia a su título real por amor

La princesa Ayako perdió su título nobiliario después de unirse en matrimonio con un hombre que no pertenece a la familia real

Por: El Debate

Boda de la princesa Ayako. Tras su boda con un plebeyo, la princesa Ayako tendrá que renunciar a su estatus de realez. Foto: EFE

Boda de la princesa Ayako. Tras su boda con un plebeyo, la princesa Ayako tendrá que renunciar a su estatus de realez. Foto: EFE

Tokyo.- En Japón se ha dado una unión que ha conmovido a muchas personas y ha dado una lección de verdadero amor. La princesa Ayako, la hija menor de un primo del emperador de Japón, contrajo matrimonio este lunes con su novio plebeyo Kei Moriya, en Tokyo. Debido a que él no pertenece a la realeza, la princesa ha debido renunciar a su título real para forjar una vida con él, como lo indica la ley de la Casa Imperial.

La princesa japonesa Ayako de Takamado (d) y su prometido, Kei Moriya, llegan a la ceremonia de su boda en el templo Meiji en Tokio (Japón) hoy, 29 de octubre de 2018. Foto: EFE

La boda se celebró en el santuario Meiji en la capital japonesa, ante una treintena de invitados. La princesa Ayako, de 28 años, llegó triunfal al lugar, portando un atuendo tradicional de la corte imperial nipona, su prometido, de 32 años, la recibió con una sonrisa.

La princesa japonesa Ayako de Takamado (d) y su marido, Kei Moriya, conversan con medios de comunicación tras su boda en el templo Meiji en Tokio (Japón). Foto: EFE

Cerca de una treintena de invitados presenciaron la ceremonia en la que los enamorados intercambiaron anillos de boda, leyeron los votos matrimoniales y registraron su unión de manera legal.

"Estoy muy feliz de que muchas personas hayan podido celebrar (nuestro matrimonio)", dijo la princesa a Japan Times. "Queremos hacer esfuerzos para ser una pareja como mi madre y mi padre".

Por su parte, Moriya expresó que desea que trabajen juntos y tomados de la mano, para crear una familia "llena de sonrisas".

La pareja contó a medios internacionales que se conocieron porque sus madres eran amigas y que desde entonces hubo una conexión especial. "No parecía que nos hubiéramos conocido por primera vez", dijo Ayako a Japan Today.

La princesa se despidió del emperador Akihito de Japón la semana anterior, aunque aseguró que espera continuar contribuyendo en calidad de exmiembro de la familia imperial. 

De acuerdo con las leyes de la Casa Imperial, las mujeres que se casan con hombres de la familia imperial se convierten en miembros de la familia, sin embargo, cuando una mujer se casa con un plebeyo, abandonan la familia.Con la partida de la princesa Ayako, el número de miembros que conforman la familia Imperial se reduce a 18.

En esta nota: