Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mundo

EU, México y Centroamérica se unen por seguridad regional

Kirstjen Nielsen afirmó que los países se comprometieron a luchar contra organizaciones criminales transnacionales y controlar la llegada de migrantes irregulares a la frontera estadounidense

Por: EFE

EU, México y Centroamérica se unen por seguridad regional. Foto tomada de Twitter (@SRE_mx).

EU, México y Centroamérica se unen por seguridad regional. Foto tomada de Twitter (@SRE_mx).

Washington.- La Conferencia de la Prosperidad y la Seguridad en Centroamérica finalizó hoy en Washington con una escenificación de unidad por la seguridad en la región entre los organizadores, Estados Unidos y México, y los invitados, El Salvador, Guatemala y Honduras, aunque con preguntas sin responder.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, en inglés), Kirstjen Nielsen, afirmó en la clausura del encuentro el compromiso de los cinco países por garantizar la seguridad en la zona, luchar contra las organizaciones criminales transnacionales y controlar la llegada de inmigrantes irregulares a la frontera estadounidense, entre otros.

"Somos vecinos y somos amigos. Tenemos retos comunes, causas comunes. Acordamos que tenemos que proteger las poblaciones vulnerables para que tomen caminos seguros", aseveró Nielsen, acompañada por representantes del resto de países.

La secretaria dijo que habían alcanzado "amplios acuerdos" para aumentar la asistencia de Estados Unidos en material comercial y de aduanas, y "mejorar los intercambios de información sobre los flujos migratorios" y los grupos criminales.

La cumbre finalizó con varias cuestiones, que se pusieron sobre la mesa el jueves durante el inicio del encuentro, que no han sido respondidas en público, como la respuesta de Estados Unidos a las separaciones de familias de inmigrantes procedentes de esos países o las conversaciones para dar solución a los estatus de esas personas.

Nielsen y la mayoría de representantes abandonaron la rueda de prensa sin contestar a cuestiones, rompiendo con lo previsto, después de que el diario "The Washington Post" publicara que el Gobierno de Washington estudia volver a separar familias de inmigrantes que llegan ilegalmente al país.

Este era, precisamente, uno de los temas en los que los altos cargos centroamericanos fueron más enfáticos durante sus discursos ayer.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, aseguró el jueves que no regresaría a su país sin una solución: "La reunificación familiar sigue siendo una tarea pendiente. No puedo regresar a Honduras sin una respuesta", avisó.

La única referencia la hizo hoy el subsecretario de Prevención de México, José Luis Stein, quien señaló a los medios que había visto a Estados Unidos "preocupado y en contra" de apartar a los menores de sus familias.

Otro asunto sobre el que no se han ofrecido respuestas es la situación en la que quedarán los casi 250 mil hondureños y salvadoreños beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), un amparo con el que han podido vivir en territorio estadounidense y que les ha sido cancelado.

En esta nota: