20 años después

Avatar del

Por: Rogelio Gómez Hermosillo

Hace 20 años, el 20 de septiembre de 1994, Alianza Cívica dio a conocer su informe final sobre la elección presidencial. Desde la noche de la elección (21/08/94) había dado a conocer el conteo rápido de resultados y un primer informe de calidad.

"La calidad de la elección está en cuestión" se informó desde el día de la elección. Junto con los resultados del conteo rápido que reconocían el triunfo de Zedillo, con porcentajes que resultaron muy precisos, se dieron los primeros datos sobre presión a los votantes, provenientes del mismo ejercicio estadístico muestral. Eso no gustó a muchos. No agradó a quienes esperaban aval al resultado y ya. Y tampoco a quienes esperaban la descalificación en sí del proceso.

El informe del 20 de septiembre ofrecía evidencia sobre la inequidad de la elección. Demostraba "dos elecciones": la del "Norte–urbano" que vivieron los medios y los observadores internacionales y la del "Sur–rural", que sólo vieron los observadores que estaban ahí desplegados, en su mayoría jóvenes, que cubrieron esas casillas.

>

En 1994 la sociedad civil dio un paso de madurez y demostró su capacidad organizativa, energía, creatividad y efectividad. A 20 años vale recordar esta epopeya, especialmente por quienes piensan que la participación ciudadana no da resultados. Aun cuando los problemas subsisten. Porque así es como hacemos ¡que viva México!

Alianza Cívica fue creada como una coalición de organizaciones civiles. Entre 1991 y 1993, desde diversas organizaciones como la Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia, la Academia Mexicana de Derechos Humanos, el Movimiento Ciudadano por la Democracia (MCD), el Consejo para la Democracia, el Acuerdo Nacional por la Democracia (Acude) y la Fundación Rosenblueth, se realizaron innovadores proyectos de observación electoral, que confluyeron en la creación de Alianza.

En 1994 se movilizaron más de 20 mil ciudadanos de manera voluntaria en las 32 entidades federativas para realizar el proyecto. Los Frentes Cívicos, los organismos de derechos humanos y miles de ciudadanos en lo individual, académicos, profesionistas, trabajadores y amas de casa pudieron vivir esa experiencia de participación. Más de dos mil jóvenes se inscribieron en el último mes para participar como observadores en zonas rurales. Desafortunadamente muchas personas vivieron la frustración inmediata de la calidad en cuestión. Espero hoy valoren su aportación a los cambios vividos en años posteriores.

La seriedad demostrada en los informes de Alianza Cívica contribuyó a los cambios posteriores: En 1995, el IFE fue autonomizado del gobierno, aparecieron la credencial con fotografía, las auditorías del padrón y consejeros ciudadanos autónomos. Los proyectos impulsados desde la sociedad civil hoy pasaron a la institucionalidad electoral: monitoreo de medios de comunicación, conteo rápido, observación de la calidad de la jornada electoral.

>

No es consecuencia directa, pero la secuencia posterior es elocuente: Sin el control del organismo electoral, el PRI perdió las elecciones: la Cámara de Diputados en 1997 y la Presidencia en 2000.

Alianza siguió impulsando proyectos de participación ciudadana como la Consulta sobre la crisis (febrero de 95) y la consulta por la paz convocada por el EZLN (agosto de 95), así como la primera solicitud de información amparada en el artículo sexto constitucional en 1996. Mantuvo la vigilancia electoral por muchos años.

Hoy la asociación ya no es la misma, como tampoco el IFE es el mismo. Pero el proyecto ciudadano, con sus logros y limitaciones, es patrimonio colectivo, se multiplicó y fructificó de muchas maneras. Creo que todavía hay algo que aprender y recuperar de esa experiencia.

Twitter: @rghermosillo