Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Beneficios en energía

En la fase final del ciclo reformador en el que ayer entró la Cámara de Diputados, es preciso tener claridad sobre los muy relevantes aspectos de la reforma energética que se debate, para dar su justa dimensión a las críticas, y precisar los múltiples beneficios que todos podemos esperar.

Así, es importante subrayar que a partir de las propuestas formuladas por los diputados respecto al pasivo laboral de Pemex, el gobierno cumplirá sus obligaciones frente a los trabajadores jubilados del sector energético, y que exhiben su desconocimiento o mala fe, quienes han querido dar a entender que se trata de una deuda adicional que deberán cargar los contribuyentes. Lo cierto es que al enriquecer el dictamen, los legisladores brindarían certeza a las empresas productivas del Estado, al prepararlas para competir sin lastres frente a empresas internacionales.

Por su parte las finanzas públicas, subrayadamente las de los gobiernos de las entidades, así como las de la mayoría de los mexicanos en lo particular, serán beneficiadas; lejos de reducir los ingresos de los gobiernos de los estados ricos en hidrocarburos, instituciones y personas serán beneficiadas por la extracción de hidrocarburos en sus territorios y propiedades.

Como resultado de la reforma energética, el monto de lo repartible crecerá paulatinamente, de suerte que todos recibirán más recursos, incluso aquéllos a los que corresponda una "rebanada" proporcionalmente más chica, pues ésta será parte de un "pastel" considerablemente más grande. Tal es el caso de los gobiernos de los estados.

El incremento de la producción de gas, con la consecuente disminución de su precio, así como del costo para la generación de electricidad, multiplicará las inversiones en el sector energético, primero; en áreas vinculadas al mismo, después; y en otras cadenas productivas, hasta afectar la economía en su conjunto. Además, las empresas nacionales y extranjeras pagarán impuestos, regalías y dividendos. Y habrá que agregar los ingresos adicionales derivados del crecimiento económico, y de la multiplicación de puestos de trabajo.

De la mayor importancia es precisar que los propietarios de las superficies donde se lleve a cabo la explotación de hidrocarburos, mantendrán la propiedad de sus terrenos, que en la transacción que realicen con las empresas, además del valor de la tierra, serán consideradas las inversiones que sobre las mismas hayan realizado; que la ocupación temporal tan sólo durará el periodo de maduración de los campos, que para el caso de la extracción de gas de lutitas es de 2 a 5 años, cuando mucho; y, sobre todo, que recibirán hasta el 2% de las utilidades. De esa suerte, los propietarios de terrenos tendrán la oportunidad de hacer un muy redituable negocio para ellos y sus familias, y contribuirán directamente con el desarrollo nacional.

Los diputados federales tienen la gran oportunidad de pasar a la historia concretando los anteriores, entre otros beneficios, y enfatizando el compromiso que desde el inicio formuló el presidente de la República, de transparentar todo tipo de decisiones legislativas, administrativas y operativas en el sector energético, en las dependencias, organismos y empresas productivas del Estado mexicano.

@CCQ_PRI