Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Cambia su vida gracias a terapias físicas

CULIACÁN

Culiacán, Sin.-Hace un año y dos meses, Anselmo Martínez Santiago, vecino de Navolato, no pensaba que su vida cambiaría súbitamente.

Dejar la puerta cerrada del segundo piso de su casa y tratar de ingresar por la ventana, provocó que resbalara y cayera, causándole una fractura en la columna: "Perdí el conocimiento, me trajeron al Seguro y me sacaron una radiografía, y ahí se veía que traía botada la médula un tanto así", dijo con tristeza, mientras su mano medía en el aire una cuarta de distancia.

Intervención. Perdió por completo la movilidad y sensibilidad de las extremidades inferiores; tres días después del 18 de diciembre de 2012 fue operado en Culiacán, donde se le colocó una placa y seis clavos.

"Estuve en reposo dos meses, sin moverme, mi familia me movía con sábanas, me ponían pañal como niño chiquito". Tres meses después, sus familiares lo movían poco, despacio, pues no sentía las piernas ni uno de sus brazos. Cuatro meses después de su accidente, comenzó a recibir rehabilitación y poco a poco fue recobrando la movilidad de las rodillas, el movimiento de los dedos.

Tuvieron que pasar cinco meses para que Anselmo pudiera caminar con la ayuda de una andadera, pues antes era trasladado en camilla a recibir terapia física. Ahora camina sin apoyo, incluso espera poder jugar futbol.

Satisfacción. Para Maribel Inzunza, quien da terapias físicas en el Centro de Rehabilitación Integral de Navolato, atender a personas "es satisfactorio, pues vienen pacientes con depresión y de pronto salen alegres, se siente muy padre ver que está evolucionando el paciente de forma correcta".

Números. Como Anselmo, en el CRIN se atienden a 318 personas por semana, sumando mil 272 pacientes al mes.