Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo

De las vasijas hacía la piel

EN PORTADA
Avatar del

Por: César Hernández

En cuestión de tatuajes hay para todos los gustos. Tal vez como una forma de identificarse ante los demás, pero sobre todo ante uno mismo, en los últimos años el rayarte para toda la vida se ha vuelto una práctica mucho más popular. Si te has acercado un poco al mundo del tatuaje seguramente ya te diste cuenta que las anclas, los símbolos de infinito, los cráneos y los búhos o venados rodeados de flores están a la orden del día en los brazos y piernas de los jóvenes modernos de todo el mundo. Pero más que cualquier fad, el tatuaje debe verse como una manera de expresar mediante marcas indelebles en la piel aquello que consideramos más nuestro y que simboliza algo importante para cada persona que decida portar uno para toda su vida.









Tatuaje e identidad

Para David Ortíz 'Shamuko', tatuador chihuahuense con más de 20 años de experiencia, el tatuaje es una expresión que tiene ese poder de dar un sentido de pertenencia. El mismo lleva marcas que constantemente le recuerdan aquellas cosas que se ha prometido no olvidar y por lo mismo sabe que no hay mejor manera de apropiarse de algo que llevándolo en la piel. Aunado a esto, desde su infancia tiene una fuerte relación con la cultura Paquimé, aquella civilización del norte del país que floreció en las actuales tierras chihuahuenses durante los siglos XIII y XIV dejando como principal legado vasijas bellamente decoradas encontradas en la zona de Casas Grandes por el arqueólogo Spencer McAllum y reproducidas y reinterpretadas por el ceramista Juan Quezada (labor que lo hizo acreedor al Premio Nacional de las Artes y Ciencias).









Vasijas: Tierra y Sangre

Esta relación con las culturas antiguas de su tierra pronto fueron haciendo ruido en la mente del Shamuko quién durante años no se pudo sacar la idea de llevar la iconografía de Paquimé hacia nuevas plataformas, y aunque ya había realizado algunos bosquejos con esta idea, no fue hasta hace unos años cuando, platicando con el fotógrafo Raúl Ramírez 'Kigra', decidió emprender un proyecto para crear una nueva abstracción de esta

estética, pero esta vez llevada al cuerpo. Así, apoyado por el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), el tatuador inició el proyecto Vasijas: Tierra y Sangre en conjunto con Kigra y un equipo que incluye a personas como la Arqueóloga Nelsy Requena y la periodista Sarahí Aguirre. El objetivo: a través de la producción de tatuajes que posteriormente habrían de ser fotografiados con el fin de crear un libro, hablar de nuevo de la historia de su tierra y mostrar unas raíces que pasan casi desapercibidas por las nuevas generaciones de Chihuahua, México y el mundo.









Reapropiación

Si bien, para la arqueóloga Nelsy Requena la labor de reinterpretación de estos símbolos emprendida por David cambia su significado ritual, cobra más importancia el hecho de que los difunde y da a conocer a un nuevo público, además comenta que: "desde la perspectiva arqueológica es muy interesante todo lo que se haga por rescatar esta iconografía, sobre todo que la gente de Chihuahua la este reapropiando para hacer algo completamente nuevo".

Tal es así que la misma Nelsy cuenta ya con dos tatuajes de este estilo hechos por el mismo David, uno de los cuales recibió a manera de tributo por su colaboración con el proyecto.

>









De Chihuahua para el mundo

Además de Nelsy y 'Kigra', David cuenta que a la fecha ha tatuado a alrededor de 60 personas, muchas de las cuales llegan de lugares como Francia, Canadá, Chile y distintas partes de Estados Unidos, "lo más suave es que la gente y sus conocidos lo siguen analizando al llevárselo a otra parte", comenta David. Como anécdota cuenta que, ante la duda acerca del significado de su nuevo tatuaje, uno de sus clientes no tuvo más remedio que irse a pasar una noche a las ruinas de Paquimé, "ahora la gente que lleva el tatuaje le dan más ganas de saber y empieza a investigar", celebra.

>

De las paredes del museo a las hojas del libro

De estos más de 60 tatuajes, el fotógrafo Raúl 'Kigra' ha retratado alrededor de 25, material que fue mostrado al público chihuahuense con una exposición en el Museo Quinta Gameros en junio pasado. A este respecto Kigra señaló que las fotografías "muestran la fortaleza del tatuaje siempre en primer plano, lo demás pérdido entre las sombras haciendo alusión a nuestras leyendas desconocidas sobre el ocaso de Paquimé y los cuerpos desnudos son únicamente las vasijas que transportan el mensaje aferrado a la sangre y la piel".

Sin embargo el proyecto continúa y con cada tatuaje el Shamuko da nueva vida a Paquimé, por lo que, según dice Raúl Kigra, "vale la pena seguir documentándolos hasta tener un gran banco de imágenes que terminen siendo plasmadas en otra exposición, pero David tiene un sueño y lo que más nos interesa es crear un libro que pueda ser encontrado desde la gran biblioteca de Bellas Artes hasta la mesita de espera de cualquier estudio de tatuajes para recordarles a todos la fortaleza en la estética del trazo, la tierra y la sangre", puntualiza.

Twitter: @cesarhernesto

En esta nota:
  • omuro
  • tatuajes
  • tonica
  • el debate
  • el shamuko
  • davir ortiz
  • raul ramirez
  • raul kigra
  • kigra
  • nelsy requena
  • chihuahua
  • stephen mcallum
  • juan quezada
  • paquime
  • casa grandes
  • mata ortiz+