Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

En el andén de los sueños: Mal de ojo

NUEVOS LIBROS

Leonor camina de la mano de su madre. Escucha sus tacones. El guante que lleva es áspero y le molesta; ella lleva también un guantecillo oscuro que combina con su vestido. Mercedes viste igual y camina al otro lado de la madre. Juega a no hacer ruido, a ser un fantasma. Lo hace bien y en medio del silencio se escuchan solo el taconeo de la madre y los pasos de Leonor.

Otros tacones irrumpen. Avanzan desacompasados y se detienen frente a las niñas.

Sonrisas.

Unos dedos temblorosos le pellizcan las mejillas a Leonor, mientras a Mercedes una mano le roza los cabellos.

Parloteo.

Mercedes frunce el ceño y ve a las dos mujeres alejarse y perderse entre la neblina. Lo arruinaron: la han visto, ahora tendrá que empezar de nuevo. La madre suspira y aprieta más fuerte la mano de Leonor.

Mercedes escucha a lo lejos: <<qué niñas más raras son>>. <<Procuro no mirarlas a los ojos>>. <<La que tiene el ojo derecho café es Marcela, y la que lo tiene azul, es Eleonor>>. <<No, es al revés...>>. <<Ni su madre ha de saber>>. <<Ay, pero ¿cómo no va a saber, si...>>.

Mercedes ya no escucha las voces, y el taconeo está a un paso de desvanecerse.

Están las tres frente a la puerta de la iglesia. Mercedes observa el relieve en la madera y calla; sus ojos penetran el recinto oscuro. Leonor se rasca el nudillo con los dientes y mira hacia cualquier parte. El vestido comienza a estorbarle; se apoya sobre un pie y, con la punta del otro, hace círculos en la tierra. La madre mira y no mira a ninguna de las dos mientras las sostiene de la mano. Leonor mira con encanto al sacerdote durante toda la misa. No escucha lo que dice, es muy apuesto. Se imagina ella vestida, con un velo y un ramo de flores. El sacerdote diría <<acepto>>, luego se agacharía para quitarle el velo y besarle la mejilla. Mercedes sería la dama de honor.

Mercedes parpadea. Ni los pies de ella ni los de su hermana alcanzan el piso. Su madre permanece en medio de las dos con las manos en el regazo. Leonor balancea las piernas al ritmo de la melodía que suena en su cabeza. Las piernas de Mercedes cuelgan.

La misa ha terminado, pueden ir en paz. Todos se incorporan y nace un murmullo que se mueve. Mercedes ve a una de las dueñas del taconeo desacompasado entrar al confesionario.

Ya no la ve salir.

***

Leonor tiene una voz dulce, lleva zapatos de charol y un vestido beige que le cubre las rodillas. La voz ale de sus labios rosas, y choca en las cuatro paredes de la habitación, en el vidrio de la ventana, en las flores, en el florero.

Un, dos, tres, cuatro,

el reloj está sonando

cinco, seis, siete ocho,

de la sombra asoma un ojo

y al marcar las nueve

ya nadie jamás se mueve.

***

Leonor corre tan veloz como sus ocho años se lo permiten. Su vestido azul de holanes se ha manchado con lodo y sus zapatos de charol resuenan contra el pavimento. Mercedes la mira llegar, colgada boca abajo de la rama de un árbol, sus cabellos lacios rozan la tierra.

—¡Te dije que no corrieras!— le riñe una voz, la estrujan unos brazos.

Leonor vuelve a llorar cada vez que ve sus rodillas descarapeladas.

Mercedes se mece en el árbol y la rama cruje.

(Si hallaran; si supieran que cayó en el lago; que el hielo se agrietó y se derritieron los pedazos; que se hunde sin sentir el frío y que su piel es cada vez más blanca. La hallarían y la verían empapada, le verían la sangre circular por las azules venas).

El pájaro se acerca.

Fragmento del libro En el anden de los sueños (2014), publicado con autorización del autor.

Consiguelo

En el anden de los sueños

Editorial: Instituto Sinaloense de Cultura

ISBN: 978-607-7756-62-0

Autor del cuento, Mal de ojo:

Yeny Tamez

(Culiacán, 1992)

Obra resultado del taller de Literatura Gótica coordinado por Ernestina Yépiz y el Instituto Sinaloense de Cultura que reúne las historias de diez narradores sinaloenses en temáticas que tocan lo siniestro, lo grotesco, lo sobrenatural, lo tétrico, la noche y sobre todo el sueño.

[email protected]