Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Religión vs fiesta; la bipolaridad de la Semana Santa

SEMANA SANTA

Sinaloa.- No hay niño, joven o adulto que no espere con ansiedad la Semana Santa, y es que unos cuantos días de descanso lejos de la rutina de trabajo, los horarios en la escuela o la responsabilidad que nos trae el día a día no le caen nada mal a nadie, pero la mayoría de nosotros, lo que más esperamos de estos días son las fiestas, las salidas con los amigos y ¿por qué no? a veces hasta la posibilidad de echarse una que otra cerveza.

Sin embargo, esta semana que había sido en un principio dedicada a conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret en la fe cristiana donde, (si a algunos católicos y cristianos les fallan sus clases de catecismo y como un rápido resumen), señalan que el hijo de Dios fue traicionado por Judas, crucificado para pagar nuestros pecados y después de tres días resucitó.

Cada jueves santo, en San Ignacio, Sinaloa se lleva a cabo una fiesta de aquellas tipo película norteamericana, todos tomando por las calles, algunos hasta atrás de borrachos, la banda sonando en cada esquina, comida, amigos, fiesta y diversión en la tradicional Tamboreada. Para muestra un video:

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/4mKEMjW0iak" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Mientras que dos días después, el día sábado las calles de San Ignacio muestran un rostro completamente distinto, solemne, toda la seriedad que una celebración para "El Señor" merece, con el único sonido que da el golpeteo acompasado de los tambores y una música religiosa sonando en unos altavoces. Los caminantes van a pasos lentos, de luto por la muerte de Jesús en la Tierra en la Procesión del Silencio.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/AwNiD5IFn6U" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

¡Ajá! cómo cambia la cosa. Algunos de aquellos que se pusieron su buena jarra dos días antes se quedan en silencio absoluto con velas, flores y carteles, una marcha que seguramente a más de uno le dará un rato de paz y provocará una sensación de religiosa dignidad.

El punto aquí es el siguiente será que ¿la Semana Santa la cual originalmente estaba dictada para la reflexión, el alimento a la fe y el amor a "El Salvador" está siendo desplazada? o ¿son dos caras de la misma moneda? Tú ¿qué opinas?