Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Surcando los mares por el medio ambiente

EN PORTADA

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

Surcando los mares por el medio ambiente

A lo mejor algunos de ustedes no se enteraron pero esta semana nuestra bella perla del Pacífico recibió la visita del Rainbow Warrior, el tercer guerrero arcoiris que bajo la bandera de Greenpeace se enfrenta a las inclemencias del océano Pacífico y el Golfo de México para concientizar a nuestra pobre especie de que, como babeantes zombies de The Walking Dead, poco a poco y sin saberlo nos acercamos por pies propios a la boca del lobo de un cataclismo ambiental.

Como en Tónica también somos ambientalistas y nos da miedo comer maíz con genes de bichos raros, que se venga otra helada y no nos alcance ni para los frijoles o que en una de esas inviten a Lucerito a una mariscada a Mazatlán y de paso arrase con nuestra fauna silvestre, quisimos platicar con aquellos valientes que negándose a poner los pies en la tierra se han lanzado al mar en una aventura con el siempre loable fin de salvar al mundo. Y es que ¿quién no quisiera subirse a un velero con gente de diferentes razas y nacionalidades y surcar los mares para, como misioneros errantes, propagar la palabra de la Pachamama (la Madre Tierra) por los puertos del mundo?

Apenas arribábamos al muelle, tanto entre los ansiosos visitantes como entre la gente de Greenpeace saltaban a la vista las cabezas rapadas a la Skrillex, piercings y cámaras fotográficas de todos tamaños, pero ¿qué esperaban?, ¿ver a sus tías o al señor de la tiendita dejar su lucha diaria por la supervivencia para dedicarse a proteger al medio ambiente?, y es que bien lo dijo el 3er oficial a bordo: "No todo el mundo tiene el privilegio de cambiar totalmente su vida, pues la gente tiene sus problemas, sus trabajos, sus hijos, sus facturas que pagar".

Emili Trasmondi, español ex empleado de la banca, fue nuestro primer entrevistado, el 3er oficial y encargado de la seguridad a bordo nos contó su decisión de dejar el lado oscuro de la fuerza poco después del nacimiento de su hijo. El preguntarse qué mundo iba heredar a su retoño lo convenció de abandonar las comodidades de una vida de oficina con clima controlado y lanzarse a combatir inclemencias del cambio climático. Ironías de la vida, pero se entiende ¿no?.

Después de la primera entrevista nuestro amigo de prensa de Greenpeace nos llevó hasta la cocina, donde el cheff a bordo, el mexicano Daniel Bravo, nos habló de la campaña en pro de la agricultura sustentable, a la cual dieron promoción durante su estancia en el puerto.

El discurso era este: si nuestro terruño produce el 70% del maíz que en México se utiliza para hacer tortillas y mucho de este grano es transgénico, además de taquearnos la machaca del desayuno con tortillas tan mutantes como Wolverine, se corre el riesgo de perder las más de 40 variedades del grano que a través de los siglos nuestros campesinos han desarrollado. O ya no se acuerdan que sin mais no hay pais.

Ya más entrados en la plática el Dani nos platicó que de 10 años como activista fácilmente 4 los ha pasado a bordo de un barco, esto le ha permitido conocer a campesinos de muchas partes del mundo y aprender que no es necesario utilizar agroquímicos para enriquecer los suelos agrícolas, así como la importancia del consumir localmente.

Creo que está de más mencionar que muchos de los ingredientes que Daniel usa en sus platillos son orgánicos o adquiridos de mercados y pequeños productores de los puertos que visita.

Nuestra siguiente parada fue con el capi capitán. Joel Stewart es un lobo de mar que tras años de dedicarse a la pesca de salmón y cangrejo rey en las gélidas aguas de Alaska, pudo observar las catástrofes causadas por el derrame petrolero de EXXON en 1989 y los efectos más crudos del cambio climático en las zonas más frías del globo.

Como capitán de un velero, Stewart debe conocer los pronósticos del tiempo para aprovechar las corrientes de viento, labor que el cambio climático también ha complicado.

"Estamos mirando que hay muchas cosas que históricamente no están igual que antes, eso complica un poco nuestro trabajo, pero afortunadamente ahora tenemos mejores herramientas para planear la navegación aprovechando el viento."

Ya finalizando nuestro recorrido me tope con Cristina Córdoba mientras guiaba a uno de los grupos visitantes. Cristina es uno de los dos voluntarios seleccionados para formar parte de la tripulación y con una semana en altamar ya había aprendido de todo, desde lavar la cubierta hasta izar las velas. Como quien dice es una optimista marinera a las órdenes del capitán.

Después de platicarnos sobre las campañas en las que ha participado y cómo fue el proceso de selección, dimos otro vistazo al interior del barco. En este último recorrido por las entrañas del Rainbow Warrior pudimos ver a ingenieros, radioperadores, productores de video y demás personas que dedican su vida a sembrar una semilla en cada puerto la cual, con suerte, germinará en una mayor conciencia y cultura de protección al medio ambiente.

Con esta imagen, quiero volver al mensaje de nuestro amigo español, pues a veces lo único que hace falta es confiar y seguir adelante.

"Si miras los hechos todo tiene bastante mal aspecto, sin embargo yo creo que algo pasará, todavía no sabemos qué va a ser ni qué forma va a tener, pero la gente va a empezar a ver el mundo de otra manera y los dirigentes van a responder a eso, mientras, nosotros seguimos haciendo nuestro esfuerzo para provocar eso, pero a la espera también de tener un golpe de suerte."

[email protected]