Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES

La columneja que te dispones a leer lleva dos ingredientes: un chascarrillo pelangoche y una reflexión que a su vez está hecha de chocolate y de política. Componentes más disímiles será difícil encontrar. Pero ¿acaso el mundo no se forma también con elementos muy disímbolos? Y ¿qué decir de la persona humana? Tiene al mismo tiempo alma y cerilla en las orejas. La diversidad es la nota principal del universo. Y también -toda proporción guardada- de mi columna de hoy. Léanla mis cuatro lectores, si mejor cosa no tienen qué hacer. Una mujer puso un anuncio en el periódico: "Busco hombre que no me maltrate, que nunca se vaya de mí y que sea bueno en la cama". El mismo día que publicó el aviso oyó sonar temprano el timbre de la puerta. La abrió y no vio a nadie. Pero en eso oyó abajo una voz que le dijo: "Buenos días". Volvió la vista y miró a sus pies a un hombre que no tenía brazos ni piernas. "Vengo por lo del anuncio" -le dijo el individuo. "No entiendo -se desconcertó la mujer-. ¿Acaso piensa que es el hombre que busco?". "Lo soy -repuso el tipo con tono de seguridad-. Reúno todas las cualidades que usted pide. No la maltrataré porque no tengo manos, y no me iré de su lado porque no tengo piernas". Preguntó ella: "Y ¿es bueno en la cama?". Respondió el tipo: "¿Con qué cree que toqué el timbre de la puerta?". (No le entendí). La bebida de mi niñez fue el chocolate. Lo tomábamos en el desayuno y la merienda, acompañado siempre con el sabroso pan de La Antigua Muralla, la insigne panadería de aquel gran caballero saltillense que fue don Leoncio Saucedo. Quien ahora me vea y mire mi ventripotencia no me creerá si le digo que en mis primero años fui delgado y frágil como una buena intención. El Padre Secondo, de la Compañía de Jesús, se condolía al verme tan flaquito, y luego de oír mi confesión de niño me imponía como penitencia que me tomara una taza de chocolate -grande, ¿eh?- con dos piezas de pan de azúcar. Conservo hasta la fecha el gusto por esa sápida poción episcopal. "Católico chocolate, / que de rodillas se muele, / juntas las manos se bate / y viendo al cielo se bebe". Esta cuarteta laudatoria la leí en el muro de un restaurante muy querido para mí: Los burritos de Moyahua, en el camino entre Guadalajara y Chapala. Otro lugar tengo que me trae recuerdos entrañables. Es la churrería El Moro, en el corazón de la Ciudad de México. Cuando estoy ahí siento que estoy en Madrid, donde viví algún tiempo, cuando Madrid era todavía Madrid y yo todavía era yo. Los españoles se llevaron el oro de México, y se llevaron también algo más valioso aún: el chocolate, que adoptaron como propio. En El Moro lo ofrecen en varios estilos: español, suizo, francés, mexicano. Yo, que recuerdo aquello de "Las cuentas claras y el chocolate espeso", pido el más concentrado de todos: el español. Desde el mismísimo siglo dieciséis los peninsulares le tomaron el gusto al chocolate. A veces le añadían canela, o unas gotitas de vainilla -de México, también-, y le llamaban "soconusco", el nombre de la comarca donde se daba el mejor cacao. Los gitanos madrileños lo bebían a todas horas. Por beberlo dejaban de comer, y aun de tomar agua. Para ellos el chocolate -callardó- era el néctar de la vida, más aún que esa "leche de cepas, sangre de la tierra" que es el vino, según dijo Vicente Blasco Ibáñez. Las nuevas generaciones no conocen ya el moroso lujo de tomar chocolate. Y es que los tiempos cambian. Cosas que ayer eran de todos los días ahora son un lujo, como la honestidad y la mezclilla, y lujos del pasado, como el televisor y el radio ("Pasa, güero, tengo radio"), son hoy cosa de todos los días. Tomemos por ejemplo la democracia, ahora que se fue Adolfo Suárez, gran demócrata. En México la democracia era un lujo inaccesible. Apenas estamos empezando a ejercitarla, siquiera sea a gritos y sombrerazos, cayendo y levantando. Quizá algún día llegaremos a gozarla plenamente, igual que disfrutamos hoy el radio y el televisor, igual que disfrutamos ayer el chocolate. Eso sucederá cuando los ciudadanos seamos más importantes que los partidos… FIN.

Mirador

El viajero cruza en su automóvil las llanuras del norte de Coahuila. A su paso lo saludan las palmas que habitan estas tierras. Los mormones las conocieron en su peregrinación por el desierto, y las llamaron "Joshua tree", el árbol de Josué. Vieron en ellas semejanza con el varón que alzaba los brazos cuando clamaba a Dios.

Empiezan ya las palmas a mostrar su flor. Cada una es como un penacho blanco. A la llegada de la Semana Santa el valle parecerá un ejército de guerreros que marchan con su airón al aire.

Las mujeres campesinas, a quienes la necesidad ha hecho sabias cocineras, preparan un guiso muy sabroso con los pétalos de la flor de palma Platillo de cuaresma, se disfruta en este tiempo con los cabuches, los chicales y otras delicias del desierto del noreste.

¿Dije "desierto"? Dije mal. Jardín florido es el desierto para el que sabe ver. Y para el que sabe comer es generosa mesa que ahora ofrece sus galas a la golosa gula del viajero.

¡Hasta mañana!...

Manganitas

"...Los ecologistas se alarman porque el mar está subiendo de nivel..."

No entiendo en verdad

los gritos del ecologismo.

A ver: ¿qué con eso no va a

haber lugar pa' más pececitos.

[email protected]