Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES

"Tres hombres me violaron -le dijo la mujer al policía-. Uno es del PRI, otro del PRD y el tercero del PAN". Preguntó intrigado el oficial: "¿Cómo sabe usted que los hombres pertenecen a esos partidos?". Explicó ella: "El del PRI se eternizó ahí. El del PRD entró y ya no se quería salir. Y el del PAN no lo hizo nada bien". Un delfín le comentó a otro: "Los hombres son muy inteligentes. Logré entrenar a uno para que esté en la orilla de la piscina dándome pescados". Un tipo le contó a su amigo: "Mi novia es vocalista". Preguntó el primero: "¿Canta en algún conjunto?". "No -respondió el tipo-. Cuando hacemos el amor, al terminar grita siempre: "¡Ah! ¡Eeeee! ¡Iiiii! ¡Oh! ¡Uuuuu!". En el pizarrón del aula apareció una mañana la siguiente frase: "Pepito es un gran follador". La maestra le preguntó al grupo: "¿Quién escribió eso?". Pepito se puso en pie: "Fui yo". Sintió ella el impulso de reprenderlo ahí mismo, pero la delicada naturaleza del asunto la hizo contenerse, y decidió hablar en privado con el niño. Le dijo: "Te quedas al final de clases". Pepito se vuelve hacia sus compañeros y les dice con acento de triunfo: "¿Lo ven? ¡La publicidad funciona!". Es cierto: la publicidad es el arte de apendejar a alguien el tiempo suficiente para que compre algo. Sin publicidad no hay ventas; sin ventas no hay empleos; sin empleos no hay producción, y sin producción no hay publicidad. Consumismo puro. Vale decir capitalismo puro. En otros campos, sin embargo, la excesiva difusión de algo puede ser un peligroso mal. Tengo una teoría que de seguro me pondrá en la picota de la pública opinión. Escribió Goethe en su Fausto: "Grau, teurer Freund, ist alle Theorie, / Und grün des Lebens goldner Baum". Gris, querido amigo, es toda teoría, / y verde el árbol dorado de la vida. Estoy citando de memoria, de modo que cualquier error deberá atribuirse a Goethe. Mi teoría es sobre el ya famoso bullying, término tan intraducible que hemos acabado por adoptarlo del inglés tal cual. Pienso que antes de que empezáramos a usar esa palabra, "bullying", no había en las escuelas tanto bullying. Siempre ha existido entre los escolares esa forma de violencia, es cierto, pero tengo la impresión de que ha aumentado con el uso de la palabreja y con la difusión que en los medios de comunicación ha recibido. Las cosas empiezan a existir sólo desde que tienen nombre. Quizá ya eran, pero no existían para la historia humana. Por eso en el Génesis -ese gran catálogo de símbolos- el Creador hace que Adán les ponga nombre a las criaturas, para que empiecen a existir. Advierto, sin embargo, que me estoy metiendo en honduras. No digo que no se hable ya del bullying, pero si no recibiera tanta publicidad quizá disminuiría y volvería a ser lo que antes fue, un ejemplo entre los niños de la pobre condición humana, y no lo que ahora es: una práctica continua y cada día creciente que nos hace ser el país con mayor índice de bullying en el mundo. Posiblemente estoy en un error -errar es uno de mis inveterados hábitos-, pero ruego a los entendidos pasar mi teoría por el tamiz de su severa crítica. Si equivocado estoy no he dicho nada. Mañana aparecerá aquí El Chiste más Pelado en lo que Va del Año. ¡No se lo pierdan mis cuatro lectores!... Narró un tipo: "Mi hermana trabajó con un mago que hacía el truco de partir a una mujer con su serrucho. Una noche le falló el truco. Ahora es mi media hermana". "Doctor -dijo Babalucas-. Tengo todas las enfermedades existentes". Respondió el médico: "Es usted hipocondríaco". "¿También eso?" -se consternó el badulaque. La niña le preguntó a su mamá: "¿Por qué me llamo Hojita?". Respondió la señora: "Porque cuando eras pequeña te cayó en la cabeza una hoja de árbol". En seguida el hermano menor de la niñita preguntó: "Y yo, mami, ¿por qué me llamo Pétalo?". Le explicó la mamá: "Porque cuando eras pequeño te cayó en la cabeza un pétalo de flor". Llega el hermano mayor y le pregunta a su madre: "Mbmb: ¿prghuf kb mmblrr Pfgrd?". Contesta la señora: "Ya te lo he dicho muchas veces, Pared". La mujer entró en el consultorio médico y sin más se quitó la blusa y el brassiére. "Señora -se asombró el facultativo-, soy odontólogo, no ginecólogo". "Ya lo sé -respondió secamente la mujer-. Vengo a que me saque la placa dental de mi marido". (No le entendí). FIN.

Mirador

La que voy a contar es una historia de amor.

Quiero decir que es una historia de locura.

De locura de amor.

Se llamaba Aixa, y era la mujer más bella de oriente.

Cuando paseaba por la playa las aguas del mar se oscurecían: tomaban el color de sus profundos ojos negros. Cuando hablaba todas las aves del mundo rompían a cantar. A su paso florecían los rosales, y las rosas perfumaban más.

El sultán de Bagdad se prendó de ella. Aixa le dijo que pasaría una noche con él si le daba la mitad de su reino. El sultán, loco de amor, accedió a la demanda de la hermosa.

-¡Eres un necio! -le dijo después su madre llena de ira.

-Tienes razón -reconoció, triste, el sultán-. Debí haberle dado todo mi reino. Así habría podido pasar dos noches con ella.

¡Hasta mañana!...

Manganitas

"...Hoy juega México..."

La fecha se llegó ya

-en verdad el tiempo vuela-.

Este día no habrá escuela,

y nadie trabajará.

[email protected]