Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* ¿A cuál Mireles le creemos?

CAMPOS ELÍSEOS

Todo da para una película de drama y acción. Casi en momentos thriller. El líder de un "grupo de autodefensas" (paramilitares "buenos", que combaten el narco, aunque en un principio se aliaron con otro grupo de delincuentes menos violentos), José Manuel Mireles, sufre un accidente tras reunirse, se dice, con el secretario de Gobernación.

No es extraño suponerlo, porque públicamente el encargado de coordinar la seguridad del país, Miguel Ángel Osorio Chong, había aceptado que Mireles recibía protección del Estado debido a que lastimó "a los cárteles, particularmente a Los Templarios".

Sin la respuesta clara de si alguien lo intentó matar, y tras estar grave en un hospital privado y al salir de terapia intensiva, el gobierno federal hace una declaración espectacular (repetitiva, ya escuchada, pero espectacular): retomarán el control de Michoacán y llaman a los "grupos de autodefensa" a deponer las armas.

Por la noche en el noticiario más visto del país, sin dar más datos de cómo llegó el documento, Joaquín López Dóriga presenta un video. En él, el líder más visible de ese grupo de autodefensas, Mireles, asegura que está de acuerdo con el anuncio de Gobernación y llama a deponer las armas.

No parece haber contradicción por el "buen entendimiento" (palabras de Osorio Chong) que habían tenido con el gobierno.

El hombre parece que lee en ciertos momentos. El video, visto con cuidado, brinca en ciertas partes lo que indica que fue editado: escándalo inmediato.

Aunque hay quien ve complot en ello, una muestra más de los medios al servicio del poder, el mismo López Dóriga en Radio Fórmula lo explicó: sí, editaron el video que duraba más de 11 minutos. Lo hicieron por motivos editoriales "por el horario".

A la misma hora de la transmisión, en otro lado de la ciudad, un grupo de reporteros llega a un lugar no identificado (fueron transportados envueltos en cobijas para que no vieran a donde llegaban) y al parecer también para pasar desapercibidos para los mismos guardias —federales, se supone— que resguardan a Mireles.

Una conferencia de prensa secreta, pues, en la que dan la espalda al gobierno que debió combatirlos pero se alió con ellos.

Ahí, el mismo Mireles —vestido con la misma ropa del video que se había transmitido en el noticiario minutos antes— contradice lo que dijo.

No sólo no llama a deponer las armas, sino a continuar la lucha hasta que los siete más visibles cabecillas del narco caigan y esto se pueda comprobar "científicamente", vía ADN. También a sacar de Michoacán a todo cártel.

Incluso dice, hablándole a sus coordinadores: "Si Manuel Mireles cae, el movimiento no debe caer hasta que cumplamos las metas para las que nos levantamos en armas contra el crimen organizado… Recordarles que nosotros jamás nos vamos a convertir en lo que estamos combatiendo, jamás vamos a combatir al gobierno, ni al militar ni al federal, mucho menos al del Estado".

No los combatirán, pero tampoco les harán caso. Los desafían. Aunque siempre han estado fuera de la ley, eran tolerados. Ahora van tras ellos: los otrora "autodefensas buenos".

Lo que sigue es trágico y ya lo investiga la CNDH: se dice que cuatro civiles habrían muerto en Antúnez, Parácuaro, durante el desarme de fuerzas armadas contra "autodefensas" porque la población —al menos una parte— los defendió. Uno habría sido un niño de 11 años.

Hasta ayer, el gobierno había aceptado sólo un civil muerto, que lamentaron, dijeron que investigaban sólo uno más.

Ahora, ¿por qué mintió Mireles? ¿Fue por presión del mismo gobierno, a eso se refería con el "comunicado" que había hecho a Gobernación? ¿Se lo recriminaron sus mismos coordinadores?

No lo sabemos aún.

Lo cierto es que los múltiples enfrentamientos (gobierno contra narcos; gobierno contra "autodefensas"; "autodefensas buenas", aunque ilegales, contra narcos; "autodefensas malas", pagadas por el narco, contra otros narcos y hasta una parte de población que defiende y aplaude el hecho de que grupos se armen para defenderse) hablan de lo que mucho se parece, aunque dé tanto miedo el término, a una guerra civil.

Lo que me impresiona, no sé a usted, son los comentarios en redes sociales sobre Mireles y su lucha. Sobre todo en You Tube. Si bien es cierto que hay quienes no están de acuerdo con ningún grupo de autodefensas, hay otros que los aplauden por su valentía e incluso piden datos de cuentas para hacer depósitos para contribuir con su lucha.

Murió Juan Gelman y hay varias formas de recordarlo. Una de ellas se la relato en la edición online de esta columna. Ahí también le digo qué preparan los panistas para este fin de semana y cómo se protegen, una más de #LadyPanteones, así como el Atlas Nacional de Riesgos.

[email protected]