publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

* ¿A poco no es fracaso? * Vaya entuerto...

AMANECER DEPORTIVO

Dicen los jilgueros del ominoso oficialismo que las medallas de plata y bronce conquistadas por nuestras selecciones juveniles de baloncesto varonil en la Olimpiada Estatal que se jugó en Culiacán no es más que una lección, pero no un fracaso.

Si el criterio juzgador -para unos- se basa en el hecho que, aunque sin oro, se escaló al podio con dos metales, entonces el vocablo fracaso (descrito por la Real Academia Española como un suceso lastimoso, inopinado y trunco) no existe en el léxico de quienes tuvieron la encomienda técnica de sus equipos: Adolfo López (Sub 15), Eslem Tiznado (Sub 16) e Hilario "Gory" Cázarez (Sub 17).

De los tres, el que mejor credenciales trajo de la capital el pasado fin de semana fue Cázarez con un segundo que, sin embargo, no lo lleva a la etapa Regional. Le siguió Tiznado con un tercero que, sin embargo, deja mucho qué desear y prende los focos amarillos. El tercero en la discordia, "Adolfillo", como le llaman en el círculo ráfaga, se vino en blanco con un desempeño que "corona" la pobre, "que no fracaso", actuación de los juveniles en el proceso selectivo.

En una eliminatoria de esta naturaleza donde se forman -se supone- trabucos con los mejores jugadores, la aspiración no es solo campeonar, sino clasificarse a la fase siguiente. Es éste -o debiera ser- el mejor criterio evaluador para sopesar en qué se avanzó o empeoró y, con base a ello, fijar nuevas medidas, otras reglas.

"Para mí -dice el buen Miguel "Pecas" Cruz, aún mando del Comité Municipal- no es un fracaso". "En todo caso -agrega- se debiera reencauzar el trabajo de seguimiento en las escuelas públicas".

Desde siempre, o casi siempre, los representativos mazatlecos surgen de los colegios particulares, y no de escuelas, clubes o colonias, y es aquí donde pudiera -si nos atenemos al dicho de Cruz- presentarse la raíz del problema: todos los años van las mismas caras, no todos tienen sistema de juego que les dé firmeza y definición, y no siempre puede cambiarse la actitud de los jugadores.

Y ante la pobre, "que no fracaso", actuación, ya nuestro Comité Municipal salió al quite a decir que la plata y bronce son resultados satisfactorios y, orondo, profetiza: en damas nos irá mejor.

Es decir, frente a este paupérrimo papel, "que no fracaso", hay quienes creen que no hay mucho que mejorar, y habrá que premiarlos -entonces- con un buen estímulo y reconocimiento. ¡Ja!

La protesta incómoda. Ese día, por cierto, "Gory" Cázarez -el coach de la Sub 17- protestó a Ahome porque Jaime "Ratón" Leyva, técnico o representante cañero, alineó a un jugador con un gafete (¡válgame!) de atletismo, y no de baloncesto, como era lo propio.

La irregularidad -entretanto- puso a prueba la capacidad de discernimiento del novel coordinador técnico de la (devaluada y burocratizada) DMD "coppelista", Rodolfo "Manolete" Rodríguez, quien, nervioso y presionado (cuentan los curiosos), debió pedir asesoría al mismo "Pecas" Cruz para que lo sacara del entuerto.

A final de cuentas, la protesta -para la que se habían pagado 3 mil pesos que Rodríguez no tenía de momento- procedió no sin un Leyva que saltó en cólera. Mazatlán llegó a la final...y perdió.