Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Aprender de la Sagrada Familia * Tres palabras claves

LA VOZ DEL PAPA

1) Para saber. En la fiesta de la Sagrada Familia el Papa Francisco señaló que Dios ha querido nacer en una familia y tener una madre y un padre, como nosotros. En ella tenemos un ejemplo maravilloso a imitar. Dice el Papa que tres palabras clave ayudan a que la familia viva en paz y alegría: permiso, gracias, perdón.

2) Para pensar. El permiso es importante para no ser entrometidos. Hay que aprender a ser respetuosos. Por ello se pide permiso. Los hijos han respetar a sus padres y hermanos, pues cada uno tiene dignidad. A veces los mayores se aprovechen de los menores o los menosprecien olvidando que todos somos hijos de Dios. La segunda palabra es gracias. ¡Cuántas veces una madre se afana en preparar la comida, llevar a sus hijos al colegio, asear la casa y no recibe ni un gracias, ni de los hijos ni de su marido. Se es humilde cuando no se siente con derecho a todo. Así también se aprende a dar gracias a Dios. Y la tercera palabra es perdón. No es raro que nos equivoquemos, pero al hacer algo malo y pedimos perdón, dice el Papa, "¡en esa familia hay paz y hay alegría!". Dice una leyenda que dos hermanos viajaban por el desierto y al discutir, uno golpeó al otro. El ofendido escribió en la arena: "Hoy mi hermano me golpeó". Llegaron a un oasis y al meterse a bañar, el que había sido golpeado comenzó a ahogarse, pero su hermano lo salvó. Al salir inscribió en una piedra: "Hoy mi hermano me salvó la vida". Intrigado preguntó: "¿Por qué escribiste en la arena y ahora en piedra?". Le respondió: "Cuando alguien nos ofende, escribí en la arena, pues el viento del olvido y el perdón lo borrarán. Pero las ayudas en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento podrá borrarlo".

3) Para vivir. Podemos imaginarnos cómo actuaría la Sagrada Familia para imitarla y convertir el hogar en lugar de amor y de reconciliación, de ternura, ayuda y perdón recíprocos. Concluyó el Papa invitando a pedirle a María Santísima y a San José, que iluminen, consuelen, y guíen a todas las familias del mundo.