Opinión

* Como el día y la noche

Por: Juan Ángel Ávila

Mientras Águilas de Mexicali buscaba  cerrar el rol regular con el mejor récord en una vuelta dentro de la era moderna de la Liga Mexicana del Pacífico con rol de 68 juegos, los Cañeros de Los Mochis terminan uno de los capítulos más difíciles de su historia buscando  evitar la mayor cantidad de derrotas.
Los fronterizos ya tenían 25 victorias, Venados en la temporada 2009-2010 defendiendo su campeonato tuvieron marca de 25-10. Ese club fue dirigido por el experimentado Lorenzo Bundy.  Con Mexicali la situación es distinta, en cuanto al liderazgo. Pedro Meré ha ganado títulos en Liga Mexicana y en la invernal veracruzana pero jamás le había tocado conducir a un club de LMP.        El joven piloto tiene paciencia, mucho conocimiento y reconoce muy bien virtudes y defectos de su equipo y el contrario, eso obra mucho a su favor.
En Águilas, Meré tiene un trabuco. Me atrevo a decir que el róster actual es más potente que el de la temporada de campeonato. Un pítcher número 1 en Rolando Valdez, Sergio Mitre que regresa al club y saludable del brazo, Ricky Álvarez y Roberto López dando profundidad a la banca. Un bullpen que hombre por hombre se ve también que no han extrañado a Jake Sánchez.
En el otro lado del standing están los Cañeros. El equipo que ahora dirige Ramón Orantes no pudo levantar y están cerrando con una extensa racha de derrotas.
De acuerdo con datos que nos compartió el colega Chepe Zazueta, Potros de Tijuana de la edición 1989-90 con marca de 7-27 son el club con el más bajo porcentaje de ganados y perdidos.
Se han dado otras vueltas de pesadilla, como la de Ostioneros de Guaymas en la edición 1968-69 en que arrancaron con siete juegos ganados y 25 perdidos. Anduvieron cerca de “tirar la toalla” pero se quedaron y al final les fue mucho mejor.
Los Cañeros hasta el último día de competencia tejían una seguidilla de 16 derrotas consecutivas con marca de seis ganados y 26 perdidos.
Suele ocurrir que no se pueda tener consistencia de un calendario a otro aunque lo que creo debemos destacar es la tremenda competencia que hay en la LMP.

LENTO MERCADO
Encontramos a Óliver Pérez en la práctica de Tomateros el miércoles pasado. El zurdo aún sigue esperando oferta concreta para poder firmar y regresar a su temporada 15 a nivel Grandes Ligas.   El mercado está lento. Pocos agentes libres han firmado, el último ha sido Wade Davis que de manera sorpresiva dejó a los Cachorros para reforzar (aún más) el ya de por sí poderoso bullpen de los Rockies de Colorado.
¿Cuál es la principal razón de lo lento del mercado en Grandes Ligas?
Por un lado, el alto pago de impuestos y por otro creo que algunos clubes se han dado cuenta que no sirve firmar extensiones tan largas de dinero en peloteros que no valen tanto, pongo el ejemplo de Jason Werth con Nacionales, buen jugador pero no de 100 millones de dólares. Ese dinero mejor lo invierten en mercado internacional, canjes y agencia libre pero sin ser gran inversión. Hoy en día hay 14 contratos que rebasan los 100 millones de dólares. Demasiado dinero que en algunos casos no se justifica.