Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Confirma el "Toro" su presencia

RUIDOS DEL DUGOUT

El miércoles pasado platicamos largo y tendido con Fernando Valenzuela sobre su arribo tan esperado al salón de inmortales del beisbol mexicano.

Al "Toro" se le nota emocionado por su ingreso y, tranquilo como es, confirmó que ya habló con la gente encargada del recinto para asistir a la ceremonia.

"Claro que voy a ir. Hablé con el señor Padilla. Tengo entendido que se va a programar para el mes de Julio", nos confirmó el ahora analista de juegos en radio de los Dodgers.

Es muy importante que todos los entronizados asistan, más en el caso de Fernando, por la clase de personaje que representa para la historia de nuestro beisbol y que por obvias razones se la pasa ocupa do el verano. En julio hay pausa por el Juego de Estrellas y yo creo que es en esas fechas cuando se va a llevar a cabo la ceremonia.

Valenzuela también quedó algo "sacado de onda" cuando supo que Alejandro Treviño no quedó dentro de los nuevos inmortales y reconoció que Daniel Fernández y Ricardo Sáenz han sido excelentes selecciones.

EJEMPLO DE PERSEVERANCIA. El miércoles por la tarde, viendo el juego entre Orioles y Medias Rojas, vimos una espectacular jugada por parte del segunda base de Boston, Dustin Pedroia.

Lo que es algo de rutina para el diminuto camarero, no deja de causar admiración entre la gente del mundo del beisbol.

Pedroia es de esa clase de peloteros que por su estatura, de un metro 67 centímetros, tuvo que trabajar el doble que los demás para poder llamar la atención de los scouts.

Eso sí, pese a su baja estatura el tipo siempre ha bateado, desde ligas infantiles pasando por la Universidad Estatal de Arizona hasta las menores con Medias Rojas y no se diga en el equipo grande.

Siempre llama la atención que es el primero en salir a practicar y el último en irse. Es curioso verlo en los entrenamientos, antes de los juegos, tirarse de cabeza por las rolas. Tiene tremenda intensidad.

Yo creo que el hecho de haber sido menospreciado desde su etapa como jugador de beisbol infantil en su natal Woodland, California, hasta el hecho de que lo firmaron en una segunda ronda en el draft escolar, provocó en él ese deseo de mostrarle a todos lo equivocados que estaban al juzgar su capacidad.

Es por ello que vemos siempre su intensidad en el terreno, sus ganas de seguir demostrando, aún y cuando ya es una súper estrella de ligas mayores.

Es sin duda un gran ejemplo para todos aquellos niños a los que les ha llegado la desmotivación por no ser tomados en cuenta.

Practicar con ahínco, enseñar su capacidad, no dejar que sus limitaciones rebasen sus expectativas y tener gran confianza en sí mismo es vital.

No hay obstáculo que no se pueda saltar en esta vida, Pedroia es un buen ejemplo de ello.