Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

* El Juego de Estrellas 2014

RUIDOS DEL DUGOUT

Raros lucen los rosters de Liga Americana y Liga Nacional al ver algunas ausencias notables de jugadores que nos habían acostumbrado a asistir a los clásicos de media temporada.

Pero por otra parte se renueva la "baraja" de peloteros que van por primera ocasión al juego estelar. 24 latinos en total van este año al Target Field, de Minnesota.

Buster Posey, el gran cátcher de los Gigantes, no fue seleccionado este 2014, a pesar de tener buenos números para un receptor: nueve cuadrangulares y 41 carreras producidas.

Yadier Molina, de Cardenales, terminó por ser el más votado y para suplentes eligieron a Jonathan Lucroy, de Milwaukee, que está teniendo la mejor temporada de todos los receptores en las mayores y el otro catcher es Devin Mesoraco, de Rojos, quien pese a haber perdido muchos juegos por haber ido a lista de lesionados dos ocasiones, ha cincelado buenas estadísticas ofensivas y en defensa. Estos dos receptores van por primera vez.

Los tocayos Anthony Rizzo y Anthony Rendón, de Cachorros y Nacionales, van al voto final del juego de estrellas pero yo creo que ambos debieron ir representando a sus escuadras en forma directa, Rizzo juega para Cachorros y es el hombre que carga a Chicago a la ofensiva, ha bateado ya 17 jonrones y lleva 45 carreras impulsadas, nada mal para un muchacho de 24 años.

Rendón es de Nacionales y realmente ha sido de lo mejor con Washington a la ofensiva: 12 batazos de vuelta completa con 50 carreras producidas y un promedio de bateo de .280 lo hacen un firme candidato para ir a juego de estrellas, aunque este año podría ver "los toros desde la barrera" si no gana el voto electrónico.

Casey Mc Gehee, que está convertido en una "regadera" de hits, es otro que va al voto final y no fue incluido directamente en el roster.

El utility que lleva el viejo circuito en el roster para este evento es Josh Harrison, pelotero de Piratas que cubre todo el infield y se va a los jardines también, ha sido una sorpresa el que lo hayan escogido.

En la historia se han visto muchos casos de jugadores que pese a poner buenos números no son invitados a juegos de estrellas.

Los nombres de Kirk Gibson y Eric Chávez se me vienen a la mente. El primero fue más valioso de Liga Nacional en 1988 y un bastión ofensivo para los Tigres de los ochentas, pero nunca estuvo en juego de estrellas, mismo caso de Chávez en su etapa grande con los Atléticos de Oakland.

El juego de estrellas no deja de ser juego de exhibición con todo y que el circuito que gana abre en casa Serie Mundial. Es un juego diseñado para los aficionados y ocurre muchas veces que no van todos los estrellas que hay en el firmamento de las Grandes Ligas.