Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Experimentar el amor de Dios * La luz de la fe (II)

LA VOZ DEL PAPA

1) Para saber. El papa Francisco nos dice que "la fe nace del encuentro con el Dios vivo, que nos llama y nos revela su amor". Es un amor del que podemos estar seguros para poder construir toda nuestra vida (cfr. "La luz de la fe", n.4). La fe nace del encuentro con Dios que nos otorga ese don sobrenatural. El regalo de la fe es valiosísimo, pues nos permite que no andemos en tinieblas. Por eso surge la alegría de creer, pues nuestra vida se vuelve grande y plena al saber que contamos con un amor inquebrantable. Y ¿dónde podemos experimentar ese amor de Dios?

2) Para pensar. Se cuenta que Juan era un hombre mayor quien decía que cargaba una pesada carga por un error cometido cuando tenía 21 años. Aunque se había arrepentido y confesado, él no se había perdonado. Conocía a una anciana que tenía visiones donde Dios le hablaba. Juan le pidió: "La próxima vez que hable con Dios, ¿podría preguntarle si mi error de hace 21 años fue perdonado?" La anciana le dijo que lo haría. Pasados los días, Juan se la encontró: "¿Le preguntó sobre mi error?" Ella le dijo que sí. "¿Y qué le contestó Dios?"- Ella respondió: "¡Me dijo que no recordaba su error!" Juan comprendió que su pequeño corazón no había comprendido el corazón infinitamente misericordioso de Dios, que es mucho mayor que todos nuestros pecados. Experimentó el amor de Dios y se retiró sintiéndose al fin libre.

3) Para vivir. El amor de Dios lo podemos experimentar cada vez que nos acercamos a su misericordia para pedirle perdón. San Josemaría Escrivá solía llamar al Sacramento de la Penitencia o Confesión como el "Sacramento de la alegría", pues ahí nos encontramos con nuestro Padre Dios que siempre nos perdona por los méritos de su Hijo Jesucristo. En su libro Camino nos dice: "¡Mira qué entrañas de misericordia tiene la justicia de Dios! –Porque en los juicios humanos, se castiga al que confiesa su culpa: y, en el divino, se perdona. ¡Bendito sea el santo Sacramento de la Penitencia!" (n. 309).

[email protected]